notesp

miércoles, 30 de diciembre de 2009

El Observatorio WISE Abre Su Ojo

El recientemente lanzado telescopio infrarrojo WISE de la NASA podrá iniciar su tarea de observación del cielo a mediados de enero. Los controladores de la misión ordenaron con éxito el 29 de diciembre la separación de la cubierta protectora situada en la boca del telescopio, de modo que la luz ya puede penetrar en él y alcanzar los instrumentos. En apenas un mes, se mostrarán al público las primeras imágenes de prueba, una vez se haya calibrado el conjunto. La cubierta expulsada protegió al interior del telescopio durante las fases de preparación y despegue, evitando que la óptica interna pudiera verse contaminada por partículas externas y manteniendo el interior frío gracias al vacío practicado en él. También evitó que el calor del despegue y que demasiada luz incidieran en la óptica durante esta fase. El telescopio tiene 40 cm de diámetro y está unido a un sistema de refrigeración que enfría los sensibles cuatro detectores infrarrojos. Dichos instrumentos deben ser mantenidos a una temperatura de tan sólo 8 grados Kelvin, para evitar que el calor de la máquina interfiera en la débil luz recibida por el vehículo procedente del Cosmos. Cada detector infrarrojo posee un millón de píxeles. Un espejo especial dirigirá la luz de las estrellas de forma continua a los detectores, permitiendo tomar una fotografía cada 11 segundos (7.500 imágenes al día). Desde mediados de enero, y durante unos nueve meses, el observatorio obtendrá una visión completa del cielo para detectar asteroides, estrellas y galaxias demasiado débiles para ser vistos en luz visible. (Foto: NASA)