notesp

viernes, 12 de marzo de 2010

El Interior de la Luna Titán de Saturno

Los datos enviados por la sonda Cassini han permitido a los científicos aprender muchas cosas sobre la luna Titán de Saturno. El seguimiento desde la Tierra de los sobrevuelos del vehículo cerca de este satélite ha aportado información adicional sobre su estructura interna. Los efectos gravitatorios sobre la trayectoria de la sonda proporcionan pistas sobre la distribución de la materia en su interior. Según los estudios realizados, dicho interior ha estado demasiado frío, y no ha conseguido separarse por completo en capas individuales de hielo y roca. Es decir, Titán se desarrolló y evolucionó de forma distinta a otras lunas del sistema solar, como Ganimedes, o como la propia Tierra. Así, sabemos que Titán se compone de hielo y roca a partes iguales, pero su distribución es bastante distinta. Podría compararse a un sorbete de hielo claveteado de rocas que nunca se calentaron más allá de una temperatura relativamente templada. Sólo en los 500 km más exteriores el hielo de Titán está libre de roca. Más abajo, ambos se hallan mezclados en varios grados. Esto demuestra que Titán se formó muy lentamente, en un millón de años, más o menos, poco después de la creación del sistema solar. Los científicos obtuvieron el mapa gravitatorio de la luna a partir de cuatro sobrevuelos realizados por la Cassini entre febrero de 2006 y julio de 2008, desde 1.300 a 1.900 km de distancia. No está descartado que Titán tenga un océano líquido bajo su corteza exterior. (Foto: NASA/JPL)