notesp

jueves, 8 de julio de 2010

Estudios Para el Futuro Nuevo Lanzador de la ESA

La Agencia Espacial Europea empieza a tratar en serio el asunto de la renovación de su lanzador estrella, el Ariane-5. El proyecto, llamado NGL (Next-Generation Launcher), se inscribe en el marco del programa preparatorio de futuros lanzadores (FLPP, Future Launchers Preparatory Programme) de la ESA, y tiene como objetivo conseguir una propuesta que combine todos los aspectos técnicos y organizacionales del programa para su presentación durante la próxima Conferencia Ministerial de la ESA. La agencia ha encargado a la empresa Astrium Space Transportation, por un monto de 8,5 millones de euros y una duración de 15 meses (cofinanciado por Astrium con 1,5 millones de euros), el estudio de los conceptos más prometedores para este lanzador de nueva generación en colaboración con los nueve países europeos que ya participan en el proyecto Ariane. Europa necesitará un nuevo lanzador, sobre todo para garantizar la continuidad del acceso independiente al espacio con vistas al 2025 para misiones institucionales que cubran un rango se funcionamiento desde el equivalente a 3 toneladas en órbita geoestacionaria (incluyendo el segmento de cuatro toneladas SSO-órbita heliosíncrona) hasta un equivalente de 8 toneladas. El lanzador de nueva generación NGL se desarrollará en paralelo con el Ariane 5 ME (Midlife Evolution), una evolución de la versión de Ariane 5, que fue puesto en marcha a través de un programa preparatorio durante la Conferencia de Ministros de la ESA de 2008, y que es a medio plazo la respuesta indispensable para las necesidades del mercado institucional y comercial de lanzamientos pesados (más de 11 toneladas en órbita geoestacionaria). ESA y Astrium quieren primar los factores de competitividad que se deberán alcanzar en 2025, centrándose principalmente en la fiabilidad, la disponibilidad y la minimización de costes, sobre todo en explotación. Se trata de estudiar conceptos modulares que deben abarcar la gama de rendimiento medio. El proyecto gira en torno a tres ejes: definición del lanzador, innovaciones tecnológicas disruptivas requeridas y los costes asociados a la construcción y operación de este nuevo vehículo lanzador. (Foto: ESA)

Astrium