notesp

viernes, 24 de septiembre de 2010

Hace 50 Años (79): Pioneer P-30

La compleja investigación realizada tras el fracaso acaecido en noviembre de 1959 supondrá el refuerzo del carenado de los cohetes Atlas-Able. La nueva sonda lunar de la NASA (P-30, futura Pioneer-6), a la espera de las futuras Ranger, ha cambiado sus objetivos científicos, sustituyendo su cámara de televisión por un espectrómetro y una sonda plasmática. Su meta será entrar en órbita alrededor de nuestro satélite y transmitirnos información desde una trayectoria elíptica de 3.218 por 4.827 km. El despegue desde Cabo Cañaveral se lleva a cabo bajo una gran presión de la opinión pública. Otro fracaso más y parecería que los Estados Unidos no poseen la tecnología necesaria para alcanzar su camino hacia la Luna. Desafortunadamente, pocos minutos después del lanzamiento, el 25 de septiembre de 1960, los peores presagios se hacen realidad. Aunque la primera etapa trabaja más o menos bien, la segunda, sufriendo un defecto importante en el sistema de alimentación de oxígeno líquido al motor, funciona menos tiempo de lo esperado, impidiendo la consecución de la velocidad prevista. Además, la tercera fase no llegar a entrar en ignición. La P-30 se precipitará sobre la atmósfera terrestre, desintegrándose. El único hecho positivo de la misión es el encendido en vuelo del retrocohete lunar, lo que demuestra su correcto funcionamiento y capacidad de reencendido. El patético final de la Pioneer resulta ser un duro golpe para la moral de los técnicos de la NASA. Resta un único lanzador Atlas-Able en el inventario. (Foto: NASA)
-Hora de Lanzamiento: 15:13 UTC
-Zona de Lanzamiento: Cabo Cañaveral LC12
-Nombre de la Carga Util: Pioneer-Y (P-30)
-Masa al despegue: 176 kg
-Organización Responsable: NASA/AFBMD (EEUU)
-Lanzador: Atlas-80D-Able-VA