notesp

lunes, 22 de noviembre de 2010

Un Cohete Minotaur-IV Parte desde Alaska

Un nuevo lanzamiento en ruta inclinada desde la base de Kodiak, en Alaska, colocó en órbita el 20 de noviembre a 8 cargas útiles. El cohete Minotaur-IV utilizado despegó a las 01:25 UTC, en el marco de una misión científico-militar (STP-S26). Los cuatro primeros motores de propergoles sólidos del vector llevaron a los satélites hasta una órbita baja de unos 660 km, donde fueron liberados. El siguiente paso fue poner en marcha, en dos ocasiones, una etapa superior HAPS, que se ocupó de demostrar la colocación en órbitas distintas a diferentes cargas. En esta ocasión sólo liberó, a unos 1.200 km de altitud, a dos vehículos simulados (S26 Ballast A y B), antes de finalizar su misión. En cuanto a los satélites funcionales, el STPSat-2 pertenece a la larga serie de vehículos experimentales de la US Air Force, pensados para probar diversas tecnologías en el espacio. El STPSat-2 utiliza una plataforma Astro-200 de la compañía AeroAstro, sobre la que trabajó Ball Aerospace para instalar dos experimentos, el SPEX (Space Phenomenology Experiment) y el ODTML (Ocean Data Telemetry MicroSatLink). El primero estudiará la funcionalidad de determinadas sensores en el ambiente espacial, y el segundo probará la transmisión de datos desde la superficie de la Tierra hasta los usuarios. El STPSat-2 pesó unos 180 kg, está equipado con tres paneles solares y su misión durará aproximadamente un año. Otro satélite lanzado durante este vuelo fue el FalconSAT-5, un microsatélite ideado para transportar cuatro experimentos de física de la U.S. Air Force Academy. Pesó unos 161 kg y estudiará la ionosfera y el plasma atmosférico. En cuanto a los Fastrac-1 y 2, se trata de una pareja de nanosatélites (15 kg cada uno) que ensayará el uso de vehículos volando en formación. Ha sido construida por alumnos de la University of Texas at Austin para el Air Force Research Laboratory. Inicialmente, los Fastrac estarán juntos, y posteriormente se separarán entre sí. Uno de ellos probará un nuevo sistema de propulsión y el otro un sistema de navegación por GPS. La University of Texas patrocina el FASTSAT-HSV (Fast Affordable Science and Technology Satellite - Huntsville), cuyo objetivo es ensayar tecnologías espaciales de bajo coste, entre ellas un sistema de despliegue de cargas secundarias, que en este caso estará protagonizado por la vela solar Nanosail-D2. El FASTSAT-HSV ha sido construido por la propia NASA y contiene además experimentos para analizar la atmósfera y la ionosfera. Una semana después del lanzamiento, eyectará la vela solar, también de la NASA, que tendrá un diámetro de 3 metros. Esta última, con sólo un peso de 4 kg, tendrá una superficie de 10 metros cuadrados y probará esta tecnología para su uso futuro como forma de reducir la cantidad de escombros orbitales. Las dos últimas cargas de la misión fueron el RAX y el O/OREOS. El RAX, o Radio Aurora Explorer, pesa sólo 3 kg y es un Cubesat patrocinado por la NSF y construido por la University of Michigan para estudiar las auroras. Transporta un receptor para captar ondas de radar enviadas desde la superficie. El O/OREOS es otro vehículo de la NASA, de 5 kg de peso, para investigar la influencia de la ingravidez y la radiación ultravioleta sobre los microbios y la materia orgánica. El coste total de los satélites fue de unos 120 millones de dólares, a los que se suman los 50 millones del cohete, que aprovecha motores de misiles desactivados. (Foto: OSC)

OSC