notesp

jueves, 23 de octubre de 2008

Hace 50 Años (27): Beacon-1

La idea del programa Beacon, protagonizado por esferas inflables de 12 pies (3,66 metros) de diámetro, surgió poco después del Sputnik-1. Aunque un globo en órbita podría ser empleado para estudios científicos de la densidad del aire a grandes altitudes (más de 600 km, durante dos semanas), si fuese lo suficientemente grande podría asimismo ser visto desde tierra con facilidad (incluida la Unión Soviética), circunstancia que restituiría en parte el prestigio perdido por los Estados Unidos. Una esfera de ese tamaño sería mucho mejor que las pequeñas (30 pulgadas) previstas para cabalgar a bordo de cohetes Vanguard, de manera que la puesta en práctica de este proyecto recibió una considerable atención. Una vez decidido que podría viajar a bordo de un cohete Juno-I, se reservó uno de ellos para la misión. Sin embargo, el Jupiter-C44, de los 12 fabricados, acabará siendo utilizado para poner en órbita al Explorer-4, de modo que el Beacon deberá esperar y ser reasignado al último vehículo disponible, el Jupiter-C49. El globo, por su parte, estará hecho de varias capas de aluminio y mylar, y durante el despegue se encontrará plegado en un compartimiento reducido situado sobre el último motor del cohete Juno-I (la cuarta etapa). El Beacon estará dotado de un transmisor y de un quinto motor, el cual será empleado en el apogeo para situar lo más arriba posible su órbita, prolongando su vida útil. Para el inflado del globo, se transportará una carga de nitrógeno a presión. El sistema de inflado ha sido probado por el Langley Research Center en cámaras de vacío y también gracias a los vuelos de varios Nike-Cajun. El despegue del Beacon-1, sin embargo, resulta ser un fracaso el 23 de octubre de 1958. Un fallo indeterminado provoca la separación o destrucción de las etapas superiores y del propio satélite cuando todavía está funcionando el motor de la primera etapa Redstone. Una vibración extraña detectada por los acelerómetros a los 90 segundos del despegue es la única pista disponible en un cohete con escasa instrumentación. A los 149 segundos, quizá debido a una resonancia inesperada, a problemas en la rotación de la plataforma de la carga útil o a un excesivo calentamiento por rozamiento aerodinámico, se produce la pérdida de los elementos superiores y el estallido del cohete. Finalizada de este modo la misión, el próximo Beacon deberá esperar a la llegada del nuevo Juno-II, debido a que todos los Juno-I han sido ya utilizados. (Foto: NASA)
-Hora de Lanzamiento: 03:21:04 UTC
-Zona de Lanzamiento: Cabo Cañaveral LC5
-Nombre de la Carga Util: Beacon-1
-Masa al despegue: 4 kg.
-Organización Responsable: NASA/LaRC (EEUU)
-Lanzador: Juno-I (Redstone/Jupiter-C, RS/CC-49 HE)