notesp

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Informe ISS

Rusia lanzó el 26 de noviembre al espacio una nueva variante de su nave de transporte de carga Progress. La Progress M-01M despegó desde Baikonur a las 12:38 UTC, a bordo de un cohete Soyuz-U, en el marco de la misión ISS-31P. Como es habitual, el vehículo transportaba comida, combustible y otros suministros para los tripulantes de la estación espacial internacional, incluidos algunos presentes para las próximas festividades navideñas. La diferencia entre este modelo y los inmediatamente anteriores radica en la presencia de un sistema de control informático muy mejorado, digital, nuevos acelerómetros y un equipo de telemetría más compacto, todo lo cual los ingenieros instalarán más adelante en las cápsulas tripuladas Soyuz. El resultado es un sistema con menor peso (que puede aprovecharse para llevar más carga) y más fiable.
La cosmonave fue colocada en una órbita baja por su cohete portador, del que se separó unos 9 minutos después del despegue. A continuación, se abrieron los paneles solares y los demás apéndices, aunque la telemetría indicó que una de las antenas del sistema de acoplamiento automático Kurs no se había desplegado como estaba previsto. Un par de antenas de este tipo se emplean durante la fase final de acercamiento a la estación orbital. Los controladores examinarían la telemetría para averiguar qué había ocurrido exactamente. En todo caso, el acoplamiento no está previsto hasta el domingo 30 de noviembre, tras la salida y regreso del transbordador Endeavour. Entonces, la Progress intentará unirse al módulo Pirs, con el cosmonauta Lonchakov pendiente de un sistema de control remoto (TORU) que utilizará si el método automático no actúa correctamente. De hecho, lo más probable es que el sistema Kurs lleve a la nave hasta 20 metros de distancia, y que, evitando el uso de las antenas que han fallado, sea Lonchakov quien lleve a cabo la conexión definitiva. Una vez unida a la ISS, los astronautas abrirán las escotillas de la Progress e iniciarán la descarga de parte de las 2,7 toneladas de suministros que trae a bordo.
Su antecesora, la Progress 30P, continúa en una órbita independiente efectuando experimentos geofísicos, y no reentrará hasta el 7 de diciembre. La 31P, de hecho, cuando sea separada de la estación, podría también pasar algún tiempo volando en solitario para realizar pruebas con los nuevos sistemas de navegación. (Foto: Energia)