notesp

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Informe ISS/STS-126

El martes 25 de noviembre estuvo dedicado básicamente a la transferencia de equipos, materiales y resultados de la estación al Endeavour, es decir, todo aquello que debería ser llevado a la Tierra. Los suministros traídos por el transbordador ya habían sido en su totalidad trasladados al complejo orbital. Los astronautas, además, recibieron dos buenas noticias al comenzar el día. Por un lado, la articulación SARJ de estribor, inactiva durante más de un año, volvía a rotar sin dificultades, permitiendo a los paneles solares de ese lado seguir el Sol en el cielo de manera automática. La prueba se efectuó durante dos órbitas, y demostró que las reparaciones habían tenido éxito. De todas maneras los resultados deberán ser analizados en tierra durante las próximas semanas, y se efectuarán seguramente otros ensayos. Por otro lado, el equipo dedicado al procesado de la orina había completado su segundo período de funcionamiento. Recordemos que el dispositivo se había apagado cuatro veces en pruebas anteriores, por problemas de vibraciones. El martes, el llamado UPA funcionó durante cinco horas. Tras dos más de inactividad para permitir su enfriamiento, se efectuó un segundo ensayo, también exitoso.
Durante el día, los astronautas sometieron al UPA a un tercer período de funcionamiento. Ya que todo se desarrolló como se esperaba, el control de tierra autorizó a la tripulación a dejar en la estación a dicho equipo, y no llevarlo a casa para ser reparado. Lo que sí se llevarían a nuestro planeta serían las muestras de agua reciclada, para su análisis en los laboratorios. El sistema continuará produciendo muestras durante los próximos meses, hasta que se certifique totalmente que el agua puede ser consumida por humanos.
Mientras, todo quedaba a punto para el cierre de la escotilla del módulo logístico Leonardo, que sería desacoplado y trasladado a la bodega del Endeavour el miércoles. (Foto: NASA)