notesp

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Problemas Para el Spirit

Después de la finalización de la misión de la sonda marciana Phoenix, la NASA anuncia que las tormentas de arena también están afectando a los robots móviles MER, en concreto al rover Spirit. El polvo en suspensión y éste cubriendo los paneles solares del vehículo, ha reducido la cantidad de energía que es posible convertir en electricidad, arrastrándolo a una posición vulnerable. Durante el 9 de noviembre, el panel solar del Spirit sólo produjo 89 vatios/hora, la cifra más baja en los cinco años de su presencia sobre Marte. Esto es mucho menos de lo que necesita el robot para trabajar durante el día, y amenaza con descargar sus baterías hasta el punto que éste tenga que activar sus programas de autoprotección. Los ingenieros, sin embargo, preferirían que ello no ocurriera, pues así tienen más control sobre el Spirit. Para evitar cualquier situación extrema, se ha ordenado el apagado de varios calentadores (como los que protegen al espectrómetro infrarrojo de a bordo) y se han tomando otras medidas para el ahorro de energía. El vehículo, por ejemplo, no tratará de comunicar con la Tierra durante varios días, si bien los controladores estarán a la escucha en caso de que entre en modo de seguridad de baja energía. Los expertos esperan que los efectos de la tormenta vayan pasando muy pronto, aunque es posible que el polvo en suspensión continúe depositándose sobre los paneles, dificultando su operación. (Foto: NASA/JPL-Caltech/Cornell)