notesp

lunes, 13 de abril de 2009

Hace 50 Años (37): Discoverer-2

Comprobada la configuración del vector, la USAF puede pasar al próximo punto del programa de pruebas del sistema Corona, que consiste en la recuperación de la cápsula, el vehículo donde en el futuro se transportará el material fotográfico. Después de captar las imágenes del territorio soviético, la película será introducida en esta cápsula, la cual será liberada y enviada de regreso a la Tierra para su captura en el aire por un avión especial. En esta ocasión, sin embargo, no se transportan cámaras a bordo, ya que el único objetivo es ensayar las técnicas de recuperación. La pequeña cápsula hermética está dotada de un escudo térmico y un motor para el retrofrenado, además de un sistema para iniciar o detener el giro estabilizador del vehículo. Después de un tenso retraso por problemas técnicos, el que se llamará Discoverer-2 alcanza una órbita considerada estable el 13 de abril de 1959. El siguiente paso es su estabilización en sus tres ejes, tal y como será necesario efectuar cuando se deban fotografiar los objetivos enemigos, lo cual se consigue sin dificultades, una nueva primicia en el programa espacial. Pero pronto se presenta un molesto problema: la órbita, algo distinta a lo esperado, obliga a reinicializar el cronómetro de a bordo, que se encarga de activar y desactivar el transmisor en función de si el satélite sobrevuela estaciones amigas o enemigas (para evitar ser captado por los soviéticos), así como de otras funciones automáticas. A la sazón, el cronómetro queda mal programado y el transmisor pasa a funcionar cuando está fuera del alcance de los receptores en tierra. Esto dificulta su seguimiento durante el resto de la misión. Finalmente, el programa automático de a bordo propicia la separación de la cápsula y el inicio de la reentrada, operación que se produce en un momento inadecuado debido a la falta de sincronía del cronómetro. La pequeña nave (SRV) consigue penetrar en la atmósfera el 14 de abril, pero se ve dirigida hacia el norte de Noruega, muy lejos del lugar esperado. Algunos testigos afirman haber visto un paracaídas, de modo que se inicia una búsqueda intensiva en la zona, con permiso del gobierno noruego. La presencia soviética en la región obliga a proporcionar escasos detalles sobre su posición (sólo se afirma que ha caído en el ártico). La búsqueda debe concluir el 22 de abril, sin que se tengan noticias de la cápsula, lo que hace sospechar que ha sido capturada por los soviéticos. En efecto, el vehículo irá a parar a las manos del grupo de ingenieros de Korolev, en el OKB-1, pero en su interior no encontrarán gran cosa, ya que la misión no transporta las potentes cámaras previstas para el sistema. La única carga real es un "ratón mecánico", una simulación de un sistema biomédico para estudios y telemetría. Para la URSS será, sin embargo, la primera indicación física y directa de la existencia de un programa espía estadounidense. El episodio inspirará más tarde el argumento de la película "Estación Polar Cebra". (Foto: USAF)
-Número de Lanzamiento COSPAR: 1959-Gamma
-Número SSC: 00014/
-Hora de Lanzamiento: 21:18:39 UTC
-Zona de Lanzamiento: Vandenberg 75-3-4 (SLC-1W)
-Nombre de la Carga Util: Discoverer-2 (Corona R&D) (OPS-1004) (Early Time)
SRV
-Masa al despegue: 743 kg
-Organización Responsable: ARPA/CIA (EEUU)
-Lanzador: Thor-Agena-A (Thor-170, 58-2281 / Agena 1018) (DM-1812-3)
-Orbita Inicial: 239 por 346 km, inclinación 89,9 grados, período 90,3 minutos
-Reentrada: 26 de Abril de 1959 (del cuerpo principal)