notesp

jueves, 16 de abril de 2009

Informe MER

La meteorología marciana se dirige hacia la época durante la cual se desarrolla un mayor número de tormentas de polvo. Debido a ello, los científicos están haciendo un seguimiento muy de cerca de la situación, para proteger en lo posible el trabajo de los dos robots MER situados en la superficie del planeta. Afortunadamente, los orbitadores que se hallan alrededor de Marte aportan una gran cantidad de información meteorológica. Según los expertos, Marte alcanzará el 21 de abril el punto de su órbita solar más próximo a nuestra estrella. Un mes más tarde se iniciará la estación veraniega en su hemisferio sur. La combinación de ambos factores, que calentará la atmósfera más de lo habitual, provocará un aumento de la actividad de las tormentas de arena, y con ello una reducción de las tareas científicas que puedan realizar los robots Spirit y Opportunity. Ambos necesitan la luz solar para producir electricidad con sus paneles, y cuando el polvo en suspensión es muy denso, se reduce la generación eléctrica. Por ejemplo, en marzo, la neblina atmosférica creciente redujo en un 20 por ciento el suministro eléctrico diario para el Spirit, y un 30 por ciento para el Opportunity. Sin embargo, los vehículos han soportado situaciones peores. En julio de 2007, el polvo era tan denso que bloqueó más del 99 por ciento de la luz solar directa. Cada día, los MER dirigen sus cámaras hacia la atmósfera para medir la claridad circundante. Ello permite calcular la energía disponible para la jornada siguiente. Además, el Mars Reconnaissance Orbiter y el Mars Odyssey, ofrecen imágenes constantemente desde la órbita. El MRO, por ejemplo, envía fotografías de toda la superficie cada día con una resolución similar a la de los satélites meteorológicos terrestres. Así es posible ver dónde nacen las tormentas de polvo y seguir sus movimientos. En los casos en los que se ven afectados, los robots en tierra toman medidas para reducir el gasto energético. Una reducción excesiva de la carga de las baterías sería muy peligrosa. (Foto: NASA/JPL-Caltech/M SSS)