notesp

miércoles, 1 de abril de 2009

Informe STS-125

El transbordador Atlantis fue trasladado a la rampa de lanzamiento 39A el 31 de marzo. El vehículo surgió del edificio de ensamblaje (VAB) durante la madrugada local, e inició un corto pero lento viaje de algo más de 5 km. La astronave será ahora preparada para el despegue, previsto para el 12 de mayo. Su misión, la STS-125, durará 11 días y consistirá en volar hacia el telescopio espacial Hubble para efectuar su mantenimiento. En concreto, se realizarán cinco salidas extravehiculares durante las cuales se instalarán dos nuevos instrumentos, se repararán otros dos inactivos y se reemplazarán varios componentes. La quinta misión de mantenimiento debía haber sido lanzada el año pasado, pero fue retrasada cuando en septiembre de 2008 dejó de funcionar la unidad del Hubble que se ocupa de gestionar el flujo de datos procedente de los instrumentos científicos. Los ingenieros activaron una unidad de reserva, pero la NASA quiere que el telescopio se halle en la mejor condición posible cuando el Atlantis lo abandone de nuevo en el espacio, porque ésta será la última vez que los astronautas se acerquen a él. El Hubble, una vez remozado, deberá durar el máximo tiempo posible (al menos hasta 2014), a la espera de que su sustituto pueda ser lanzado. El Atlantis será comandado por Scott Altman. Junto a él estarán el piloto Gregory C. Johnson y los especialistas de misión John Grunsfeld, Mike Massimino, Megan McArthur, Andrew Feustel y Michael Good. Dado que esta misión no tendrá la ventaja de poder utilizar la estación espacial internacional como refugio en caso de que un daño inesperado impida aterrizar sin peligro al vehículo, la NASA mantendrá listo para el despegue a otro transbordador, en este caso el Endeavour, que será llevado a la rampa 39B el próximo 17 de abril. Esta nave actuaría como vehículo de rescate en caso necesario. Si como se espera su participación no es necesaria, tras el regreso de Atlantis el Endeavour será trasladado a la rampa 39A, desde donde esperará su próxima misión (STS-127) hacia la estación internacional, a mediados de junio. Con la rampa 39B por fin libre, la NASA podrá centrar su atención en el uso de ésta para el primer vuelo de prueba del cohete Ares-I (I-X). (Foto: NASA)