notesp

jueves, 7 de mayo de 2009

Nueva Misión Para el Spitzer

Después de más de cinco años operando en órbita, el telescopio espacial Spitzer se dispone a finalizar su misión principal. Agotado el helio líquido refrigerante que permitía a su óptica observar objetivos infrarrojos con una gran sensibilidad (situación prevista para el 12 de mayo), el observatorio tendrá que dedicarse a otras tareas no menos importantes. El helio líquido se utilizó hasta ahora para reducir la temperatura de sus tres instrumentos hasta una temperatura de trabajo de -271 grados Celsius, muy cerca del cero absoluto. El sistema había sido diseñado para durar dos años y medio, pero un uso eficiente de la reserva permitió prolongar su disponibilidad hasta ahora. Con la refrigeración se evitaba que el propio calor de los instrumentos interfiriera en ellos, enmascarando la señal de los objetivos astronómicos más débiles. Sin el helio líquido, la temperatura “aumentará” hasta los -242 grados Celsius. Ello supone que dos de los instrumentos del Spitzer dejarán de ser lo bastante fríos como para detectar ciertos objetos en el espacio. Sin embargo algunos de sus detectores aún podrán funcionar, y permitirán estudiar cuerpos igualmente interesantes, como asteroides del sistema solar, estrellas en formación, protoplanetas, galaxias distantes, etc. Los astrónomos modificarán pues ahora sus planes de observación, y continuarán exprimiendo las capacidades del telescopio, que seguirá operando durante todo el tiempo posible. (Foto: NASA/JPL-Caltech)