notesp

viernes, 30 de octubre de 2009

Informe Ares

La recuperación del motor de la misión Ares I-X ha permitido descubrir daños en la carcasa exterior que indican el despliegue incorrecto de al menos uno de los tres paracaídas rediseñados para esta misión. En efecto, parece que uno de ellos no llegó a abrirse del todo, lo que provocó una caída algo más rápida sobre el océano. El golpe abolló claramente la carcasa del motor, en concreto, en su zona baja. Aunque el motor era parecido al utilizado en los aceleradores sólidos del Space Shuttle, los paracaídas han sido rediseñados, ya que la primera etapa del Ares-I tendrá cinco segmentos y no cuatro, por lo que la carcasa gastada pesará más y además caerá desde mayor altitud. La misión Ares I-X debía probar estos nuevos paracaídas. Aunque aún no se ha dado una respuesta oficial, la no apertura de uno de ellos pudo afectar también a otro, al ser empujado contra él por las fuerzas del viento. Los ingenieros deberán estudiar qué ha pasado, como también deberán intentar comprender por qué la maqueta que simulaba la etapa superior y la nave Orion no continuó de forma rectilínea cuando se separó el motor. En condiciones reales, el motor de la segunda etapa se hubiera encendido empujando al conjunto hacia adelante, pero si en una misión tripulada éste fallara, una pérdida de control como la observada hubiera podido tener consecuencias para la recuperación de la tripulación. Aunque no se aprecia nada en el video, no se descarta que la razón del comportamiento anómalo fuera un contacto breve entre el motor al ser separado y la etapa superior, lo que obligaría a tomar medidas. (Foto: NASA)

Ares I-X