notesp

jueves, 29 de julio de 2010

Pruebas con los Espejos del Telescopio JWST

Los ingenieros que construyen el futuro telescopio espacial James Webb continúan trabajando en cada uno de sus elementos. Una de las pruebas más recientes ha sido someter a algunos de los segmentos del espejo que empleará su sistema óptico a temperaturas incluso más bajas que las que se encontrará cuando se halle en el espacio. Seis de estos segmentos fueron sometidos a temperaturas de hasta -415 grados F, para medir su deformación y otros cambios en la estructura a medida que se enfrían. Las pruebas se hicieron en las instalaciones de la X-ray & Cryogenic Facility del Marshall Space Flight Center. Una vez hechas las mediciones, los espejos serán enviados a la empresa que se ocupará de su pulido final a temperatura ambiente. Usando los datos obtenidos, cada espejo será pulido de tal forma que se asegure su perfecta forma cuando esté a la temperatura de trabajo en el espacio. Para comprobarlo, una vez pulidos y aplicada la capa de oro reflectante serán enviados de nuevo a la cámara criogénica de Huntsville. El telescopio tendrá 18 espejos de berilio que actuarán como uno solo. En agosto se probarán seis segmentos más, hasta que todos estén listos. El citado espejo debe permanecer muy frío (-379 grados F) para garantizar su máxima sensibilidad a las fuentes infrarrojas. De lo contrario, la imagen de una galaxia muy débil quedaría oculta entre el propio brillo infrarrojo del espejo. (Foto: NASA/MSFC)

JWST