notesp

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Prueba DM-2

Aún dentro del marco de los presupuestos aprobados previamente para el programa Constellation, la NASA y la empresa ATK han llevado a cabo una nueva prueba con una versión de cinco segmentos del motor sólido empleado como acelerador de la lanzadera espacial, y que debía usarse en la primera etapa del cohete Ares-I. Este último no parece que vaya a volar en un futuro cercano, pero algunas de las pruebas previstas para su desarrollo sí se están llevando a término porque ya estaban aprobadas y listas, y porque el sistema tiene otras aplicaciones. La prueba del motor, llamada DM-2, se produjo el 31 de agosto y duró dos minutos. Hasta 760 instrumentos se ocuparon de medir su funcionamiento y rendimiento. Previamente al encendido, se enfrió el motor para verificar su actuación en un escenario de bajas temperaturas y condiciones extremas. El ensayo se desarrolló perfectamente y ahora los ingenieros examinarán las mediciones realizadas. El sistema podría emplearse en un hipotético lanzador pesado de la NASA. El motor se diferencia de los aceleradores del transbordador espacial en varios aspectos. Además de un quinto segmento, que lo hace más largo y capaz de producir un mayor empuje, dispone de una garganta de mayor diámetro en la tobera, además de un mejor sistema aislante. Las carcasas empleadas han volado colectivamente al espacio en 59 misiones del Shuttle, la primera vez durante la STS-3. (Foto: NASA)

DM-2