notesp

miércoles, 19 de enero de 2011

SpaceX Propone Su Sistema Tripulado

La compañía SpaceX se siente muy satisfecha por los resultados de su primera misión con la cápsula Dragon. Una vez examinados los detalles del vuelo (COTS Demo 1), ocurrido el pasado 8 de diciembre y durante el cual se convirtió en la primera empresa privada que ha recuperado una cápsula procedente del espacio, SpaceX piensa ya en el futuro de su sistema, que aspira a convertirse en una alternativa, no sólo para el transporte de carga a la estación espacial internacional, sino también de pasajeros. De hecho, la Dragon fue diseñada desde el primer momento con la posibilidad en mente de ser usada para llevar astronautas. Para conseguirlo, le faltan tres cosas: un sistema de aborto en vuelo, que salve a los tripulantes si algo pasa en el cohete, unos asientos adecuados para sus ocupantes, y efectuar las pruebas oportunas de un sistema de soporte vital que garantice la supervivencia de los pasajeros. El 13 de diciembre, SpaceX realizó a la NASA una propuesta en firme (CCDev2) para desarrollar la versión tripulada de la Dragon. Durante este programa previo, se haría hincapié en el desarrollo del sistema de aborto y emergencia, cuyo elevado coste requiere de la contribución de la agencia. SpaceX tiene sus propias ideas sobre cómo debe ser el sistema de aborto, y no apuesta por las torretas desechables que se han utilizado en el pasado (Mercury, Apolo, Soyuz) y que deberían tener también las Orion de la NASA. Al contrario, en vez de usar un sistema tractor como éste, que obliga a desperdiciarlo unos 4 minutos después del despegue, SpaceX propone un sistema integral, el cual proporcionaría una capacidad de escape durante todo el ascenso, incluso hasta la órbita. Como formaría parte del sistema de propulsión de la nave, se aumentaría la seguridad al no ser necesaria otra separación en vuelo. El coste también se reduce, ya que la cápsula se recupera intacta. Además, su presencia ofrece un beneficio adicional: sus motores pueden usarse durante la fase de aterrizaje, aumentando la precisión en el descenso. Aunque se llevará un paracaídas de reserva, los motores permitirán un aterrizaje suave. (Foto: SpaceX/Mike Altenhofen)

SpaceX