notesp

lunes, 2 de abril de 2007

Dos Soles en el Horizonte

Las imágenes suministradas por el telescopio espacial Spitzer han demostrado que los sistemas planetarios son tan frecuentes en los sistemas estelares binarios (más de una estrella) como alrededor de aquellos que sólo poseen una, como el nuestro. Esto quiere decir que existen muchos más planetas en el universo, y que además desde la superficie de algunos de ellos podríamos disfrutar de vistas semejantes a las del popular Tatooine, el planeta de Luke Skywalker, de la saga fílmica de Star Wars. Que existan dos o más soles en el horizonte no sería pues un hecho excepcional.
Los astrónomos ya habían detectado planetas relacionados con sistemas binarios. De hecho, de los más de 200 descubiertos hasta ahora lejos de la Tierra, al menos 50 orbitan en ellos. Pero en la mayoría de los casos, las estrellas de tales sistemas se encuentran a distancias de más de 1.000 unidades astronómicas, es decir, más de 1.000 veces la separación existente entre nuestro mundo y el Sol. Se creía que esta separación aportaba estabilidad y permitía la formación de discos protoplanetarios. Lo que ha descubierto el Spitzer, sin embargo, es que también hay planetas en sistemas binarios más “próximos” o “cerrados”. Los estudios del Spitzer han sido centrados en binarias con separaciones situadas entre 0 y 500 unidades astronómicas. Gracias a la capacidad de observación infrarroja de este telescopio, los astrónomos han localizado en esta población discos de polvo y escombros. Y aunque los planetas no pueden ser observados con esta técnica, la existencia de material sobrante indica que en la zona se ha desarrollado un proceso de formación planetaria. Según la investigación, de 69 sistemas binarios observados, aproximadamente el 40 por ciento disponen de disco de restos, lo cual es sorprendente, pues la cifra es incluso superior al porcentaje otorgado a los sistemas de una sola estrella. Las binarias analizadas se hallan a entre 50 y 200 años-luz de nosotros, y sus integrantes son algo más masivos y jóvenes que el Sol. Otro hallazgo sorprendente es que entre las binarias más “cerradas”, más cercanas entre sí (entre 0 y 3 unidades astronómicas), el porcentaje de presencia de disco de polvo es aún superior, alcanzando el 60 por ciento. Dicha cercanía es lo que proporcionaría a los planetas vistas como las de la película Star Wars. En cambio, el Spitzer no detectó discos en binarias con separaciones entre 3 y 50 unidades astronómicas. Ello sugiere que para que aparezcan planetas, las estrellas deben estar o muy próximas o muy lejanas. (Foto: NASA/JPL-Caltech/R. Hurt (SSC))


2 comentarios:

Sergio L. Palacios dijo...

Hace tiempo leí el libro titulado "The science of Star Wars", de Jeanne Cavelos y en uno de los capítulos hablaba sobre este tema. Solamente me gustaría puntualizar que, aunque haya muchas posibilidades de encontrar planetas en órbita alrededor de sistemas binarios, esto no quiere decir que esos planetas sean habitables y, por tanto, que allí puedan existir razas inteligentes capaces de observar esas puestas de sol dobles. Antes habría que estudiar más en detalle no solamente la distancia relativa entre las dos estrellas, sino entre cada estrella y el planeta en cuestión, pues este factor podría ser decisivo, por ejemplo, a la hora de determinar la temperatura en la superficie del planeta.

Manuel Montes dijo...

Sí, efectivamente, Sergio. Aunque el estudio ha permitido aumentar sustancialmente la cantidad de planetas extrasolares que suponemos pueda existir en la Galaxia, eso no quiere decir que éstos sean habitables. De hecho, el Spitzer sólo ha localizado lo que puede observar, es decir, la radiación infrarroja emitida por los discos de polvo. Ni siquiera ha confirmado la presencia de planetas, que quedan fuera de su alcance, pero los discos permiten suponerlo. Su habitabilidad es desconocida.