notesp

miércoles, 9 de enero de 2008

El Spitzer Encuentra el Polvo Que Forma las Estrellas y Planetas

El telescopio espacial infrarrojo Spitzer ha encontrado suficiente polvo cerca de una estrella que explotó como para dar forma a 10.000 planetas como el nuestro. Es la demostración de que este material primigenio, fundamental para la formación de futuras generaciones de estrellas y planetas, se forjó en las explosiones de los cuerpos estelares más masivos. Los astrónomos ya sospechaban este origen, pero no lo habían podido demostrar. Los sensores del Spitzer, sin embargo, detectaron suficiente polvo en los restos de la supernova Casiopea A, situada a 11.000 años-luz de distancia, lo que permite afirmar que éste se forma durante los procesos explosivos y de expansión de este fenómeno cósmico.
El polvo espacial es abundante en el Universo. Es necesario para que las estrellas en formación se enfríen un poco y acaben colapsando para que su núcleo entre en ignición nuclear. Por supuesto, los planetas e incluso las criaturas vivas se originaron en este polvo. Las estrellas como nuestro Sol, cuando llega el momento de su muerte, expulsan polvo de forma constante. Pero cuando el Universo era joven, este tipo de estrellas no existía aún y por tanto el polvo no podía proceder de ellas. Ahora, los astrónomos saben que fueron las supernovas (estrellas muy masivas que explotan) las que lo generaron al morir. Estas estrellas viven poco tiempo, ya que se consumen rápidamente, así que su polvo estuvo disponible muy deprisa también. Sólo las primeras estrellas (Población III) se formaron sin él. En Casiopea A, el polvo contiene protosilicatos, dióxido de silicio, óxido de hierro, carbono, óxido de aluminio y otros compuestos. (Foto: NASA/JPL-Caltech)