notesp

lunes, 4 de febrero de 2008

Informe ISS/STS-122

El control de tierra ha anunciado que el motor BMRRM que los astronautas Whitson y Tani instalaron durante su reciente salida extravehicular funciona perfectamente. Con este trabajo completado, la tripulación se prepara para la llegada del transbordador Atlantis y de una nueva nave de carga. El primer paso es el desacoplamiento de la vieja Progress-27P (M-62), unida hasta ahora al módulo Pirs. Cargada de basura, su salida estaba prevista para las 10:30 UTC del 4 de febrero. Como su antecesora, realizará algunas tareas durante su vuelo independiente, de manera que no reentrará en la atmósfera hasta dentro de dos semanas (15 de febrero). Su sucesora, la Progress-M63, despegará el día 5 (13:02 UTC) desde el cosmódromo de Baikonur, cargada de combustible, oxígeno, agua y otros equipos y suministros. Llegará a la estación el 7 de febrero, apenas 5 horas antes del programado despegue del Atlantis. El control ruso deberá afrontar el problema de tener a dos naves Progress simultáneamente en órbita independiente. Dado que ambas naves usan el mismo canal de comunicaciones, el envío de órdenes deberá hacerse con mucho cuidado, ya que una orden dirigida a una de las cosmonaves podría ser recibida y ejecutada incorrectamente por la otra.
Mientras, los astronautas del complejo siguen esperando a los futuros visitantes. Han dedicado tiempo a limpiar la estación de humedad, y también han reposicionado el brazo robótico Canadarm-2, al que han trasladado del Mobile Transporter System al módulo Harmony.
En la Tierra, la NASA anunció que los astronautas de la misión STS-122 Atlantis llegarían a Florida el lunes 4 de febrero, para los preparativos finales. El lanzamiento está previsto para las 19:45 UTC del 7 de febrero. El mismo lunes se inició la cuenta atrás, como siempre en la posición T-43 horas. La cuenta incluirá 26 horas y 31 minutos de tiempo con el reloj parado. La ventana de despegue durará 5 minutos.
El problema detectado en un conducto de refrigeración en la bodega del Atlantis ha sido estudiado y los ingenieros han concluido que no supondrá ningún problema. Simplemente, se tendrá un especial cuidado durante el cierre de las compuertas de la bodega de la nave. (Foto: NASA)