notesp

jueves, 30 de octubre de 2008

Informe Phoenix

Los controladores de la sonda marciana Phoenix informan que, el 28 de octubre, el vehículo entró en modo seguro. La razón de la desactivación automática de la mayoría de sistemas se debe a la detección de una situación de bajo suministro eléctrico, algo ya previsto, pero que en este caso supuso al mismo tiempo que la nave transfiriera el gobierno de los sistemas a la electrónica de reserva (lado “B”) y desconectara una de sus dos baterías. En modo seguro, la Phoenix paralizó todas las actividades no esenciales a la espera de las instrucciones procedentes de la Tierra. Estas llegaron pronto y se reinició la recarga de las baterías. Según los sensores meteorológicos, durante los últimos días las temperaturas en la región polar norte han descendido mucho, alcanzando unos -96 grados C durante la noche, y -45 grados C durante el día. Además, una pequeña tormenta de arena y algunas nubes de hielo de agua provocaron una disminución de la cantidad de luz solar disponible para generar electricidad. Tan bajas son las temperaturas que el 28 de octubre provocaron la activación de los calentadores de las baterías, reduciendo aún más las reservas eléctricas. El plan actual es que el vehículo recargue los acumuladores durante los próximos días, y que conserve energía. También se ha decidido que, en vez de apagar primero sólo el calentador de la electrónica que gobierna el brazo robótico, su cámara y el instrumento TEGA, se haga al mismo tiempo lo propio con el calentador del sistema pirotécnico de la nave. A pesar de todo, los ingenieros son conscientes de que el final de la misión podría ocurrir en cualquier momento. (Foto: NASA)