notesp

martes, 17 de marzo de 2009

Informe ISS/STS-119

Después del primer período de sueño, la tripulación del transbordador Discovery dedicaría su siguiente día en el espacio a inspeccionar la nave en busca de posibles daños en su superficie durante el lanzamiento. Para ello emplearon el brazo robótico Canadarm, unido a la pértiga OBSS (Orbiter Boom Sensor System). Gracias a sus sensores y cámaras, el sistema obtuvo información sobre el estado del escudo térmico que los ingenieros analizarán en la Tierra. La inspección duró cinco horas y supuso el examen de los bordes de las alas, el morro y otras zonas sensibles a los impactos. Paralelamente, los astronautas iniciaron los preparativos para el acoplamiento con la estación y colocaron en posición algunos de los elementos que transferirán al complejo. También comprobaron el estado de los trajes espaciales que se usarán durante las tres salidas extravehiculares previstas para la misión. Entre las preparaciones para la unión del Discovery y la ISS destacó la instalación de una cámara en la zona de acoplamiento, para facilitar este último, la prueba de varios aparatos que se emplearán durante la maniobra, y la extensión del anillo de atraque. Lee Archambault y Antonelli, además, ajustarían la trayectoria de la astronave con los motores OMS. En la estación, Fincke, Lonchakov y Magnus prepararon los equipos fotográficos que utilizarían para documentar la llegada del Discovery. Como es habitual, el transbordador daría una vuelta sobre sí mismo frente al complejo, para que los astronautas de este último fotografiasen su escudo térmico inferior. Fincke y sus compañeros recibieron noticias además de una posible maniobra de cambio de órbita para evadir el peligro de un paso cercano de un fragmento de chatarra espacial, pero finalmente no fue necesario llevarla a cabo. (Foto: NASA TV)