notesp

jueves, 19 de marzo de 2009

Informe ISS/STS-119

La primera etapa del proceso de instalación del segmento S6 se llevó a cabo según lo previsto. Llegados al final de un intenso día de trabajo (17 de marzo), John Phillips y Sandra Magnus ordenaron al brazo robótico de la estación, el Canadarm-2, que se extendiera hasta la bodega del Discovery y agarrara el grupo de paneles solares S6, elevándolo un poco. Después, Tony Antonelli, operando el brazo del transbordador, el Canadarm-1, lo situó de manera que pudiera hacerse cargo de la estructura. Este brazo no habría podido efectuar la tarea de extracción por sí solo debido a interferencias físicas que lo habrían impedido. Con el S6 bien sujeto por el Canadarm-1, Phillips y Magnus volvieron a mover a su hermano de la estación, esta vez desplazándolo sobre los raíles de la plataforma móvil que se mueve a lo largo de la extensa estructura que soporta los paneles solares. Situado en el punto correcto, el Canadarm-2 volvió a agarrar el S6, colocándolo en una posición de equilibrio térmico, a la espera de que fuera definitivamente instalado al día siguiente. El paseo espacial para ello, que debería durar unas 6 horas y media, lo tendrían que realizar Steven Swanson y Richard Arnold, así que ambos pasarían la noche en el interior del módulo Quest, a presión inferior a la normal, para purgar de nitrógeno su sangre. Su labor sería supervisar la colocación del S6 en su posición definitiva, y conectar los cables y conductos entre él y el resto de la estación. En la Tierra, la NASA anunció que la revisión de las imágenes había demostrado el buen estado general del escudo térmico del Discovery, por lo que no sería necesario efectuar una nueva inspección sobre áreas concretas, tiempo reservado de antemano durante la misión. Por tanto, la agencia decidió adelantar al viernes la apertura de los nuevos paneles solares, inicialmente prevista para el domingo (ello suponiendo que su instalación no encontrara ningún problema). Mientas tanto, Koichi Wakata, el nuevo miembro de la expedición de larga duración, continuaba su periodo de aclimatación al complejo, recibiendo las explicaciones de sus compañeros y adoptando poco a poco sus responsabilidades a bordo. Wakata volverá en la misión STS-127, en verano, la misma que llevará hasta la estación las últimas piezas del laboratorio japonés Kibo. Su presencia ayudará a su instalación. Por su parte, Magnus tomó algunas muestras del suministrador de agua potable del complejo orbital, para su análisis en la Tierra. Pruebas anteriores habían sugerido la presencia en él de un mayor número de bacterias de lo permitido, de modo que el Discovery trajo un aditivo químico para solucionar el problema. Una vez inyectado el biocida, las muestras certificarán que el problema se ha resuelto. Por último, parte de la tripulación participó en una conferencia de prensa televisada con medios de la Tierra. (Foto: NASA TV)