notesp

lunes, 25 de mayo de 2009

Informe STS-125

El mal tiempo en el centro espacial Kennedy durante el viernes impidió aprovechar ninguna de las dos oportunidades de regreso para el Atlantis previstas para ese día. Pero antes de redirigir a la nave hacia California, la NASA quería esperar un día más en órbita. La agencia deseaba evitar un traslado intercontinental del vehículo, una operación siempre difícil y costosa. Así pues, se programaron otras dos oportunidades para el sábado 23 de mayo. Los astronautas esperaron hasta entonces disfrutando del tiempo libre y preparando a su nave para el aterrizaje. Sin embargo, llegado de nuevo el momento, el tiempo meteorológico en Florida demostró ser aún inestable y poco seguro, así que la NASA pospuso la reentrada hasta el domingo, agotando todas las posibilidades. El 24 de mayo, el tiempo en la pista del centro espacial Kennedy seguía sin cooperar, de modo que no hubo otro remedio que redirigir la astronave hacia la base de Edwards, en California, donde el día era soleado y apacible. Con luz verde para efectuar el descenso, se cerraron las compuertas de la bodega del Atlantis, se activó el sistema hidráulico y, poco después, comenzaba la reentrada. Los dos motores OMS fueron activados a las 14:24 UTC, frenando la velocidad orbital y permitiendo el paulatino descenso hasta encontrar la atmósfera. Algo más de una hora más tarde, a las 15:39 UTC, el Atlantis se posaba sin dificultades en la pista 22 de la base aérea de Edwards. Finalizaba así su misión de 12 días, 21 horas, 37 minutos y 9 segundos de duración, altamente exitosa y última dedicada al mantenimiento del telescopio espacial Hubble. Tras descender de su vehículo, la tripulación fue atendida para la revisión médica rutinaria, estando previsto su retorno a Houston para el día 26. Con el Atlantis a salvo en tierra, la NASA podrá ahora dedicarse plenamente a preparar el lanzamiento del Endeavour (STS-127), que volará el 13 de junio hacia la estación espacial internacional. El transbordador será trasladado el 30 de mayo desde la rampa de despegue 39A a la 39B, dejando libre aquella que será empleada para la primera misión del cohete Ares. (Foto: NASA/Carla Thomas)