notesp

viernes, 23 de octubre de 2009

Presentado el Informe Definitivo del Comité Augustine

El comité Augustine, encargado de examinar la situación actual y futura del programa tripulado estadounidense, presentó el 22 de octubre su informe definitivo. No se desvela en él nada que no haya sido anunciado previamente, cuando se dieron a conocer las conclusiones principales de la investigación. La presentación coincide con los preparativos finales para el lanzamiento del prototipo experimental del cohete Ares-I por parte de la NASA, misión que el comité desea que tenga éxito porque de él podrán obtenerse informaciones muy útiles para el futuro. Sin embargo, Augustine se reafirma en su conclusión de que el retorno del hombre a la Luna e incluso la sustitución de la actual lanzadera espacial dependen del dinero disponible, y que éste, actualmente, no es suficiente. Según el comité, el Ares-I, y con él la nueva cápsula Orion, no podrán estar listos antes de 2017, frente a las estimaciones de la NASA que hablan de 2015. Por tanto, si la agencia abandona la estación internacional en 2015, según algunos planes actuales, el Orion podría no tener ningún lugar al que ir cuando esté listo. Peor aún, la NASA tendría que esperar entonces todavía varios años para disponer del Ares-V y de la infraestructura necesaria para ir a la Luna, de modo que la cápsula Orion tendría poco trabajo que llevar a cabo. Queda claro pues que la NASA necesita 3.000 millones de dólares anuales más para hacer realidad el programa Constellation. De lo contrario, la NASA debería modificar sus planes. El comité ha examinado varias alternativas, pero no realiza ninguna recomendación, sino que será la Casa Blanca la que tenga que decir qué ruta tomar a partir de ahora. Por ejemplo, en vez de trabajar sólo para el alunizaje, con todo lo que ello comporta, podría optarse por un camino más prolongado pero con objetivos más al alcance de la agencia e igualmente interesantes, como vuelos de circunvalación de la Luna, visita de asteroides, aterrizajes en las lunas de Marte, etc. Con esa misma tecnología, con el tiempo y los recursos suficientes, podría pasarse después a construir una colonia lunar o aterrizar en Marte. En cuanto a seguir volando a la ISS, podría hacerse con cápsulas Soyuz o medios comerciales, como la cápsula Dragon, liberando fondos para prolongar la vida útil de la estación.