notesp

martes, 5 de enero de 2010

El Observatorio Kepler Descubre Cinco Planetas Extrasolares

La ambiciosa misión de descubrimiento del observatorio Kepler de la NASA está ya dando sus frutos. Los científicos que dirigen el programa acaban de anunciar la detección de cinco nuevos planetas extrasolares. Aunque el vehículo ha sido diseñado para encontrar mundos parecidos a la Tierra, tiene obviamente también a su alcance otros planetas mucho mayores. En este sentido, los que acaba de localizar forman parte de esta categoría (“hot Jupiters”), y han sido bautizados como Kepler 4b, 5b, 6b, 7b y 8b. Su masa es grande (desde el tamaño de Neptuno a algo más del de Júpiter) y además, al estar muy cerca de sus estrellas (con períodos de 3,3 a 4,9 días), tienen temperaturas superficiales muy elevadas. De hecho, sus estrellas son más grandes y calientes que el Sol. Los científicos ya esperaban que los primeros exoplanetas que descubriera el Kepler fueran de este tipo porque su rápido giro facilita su confirmación. El observatorio necesita de más tiempo para localizar otros más pequeños y rocosos, parecidos a la Tierra. El vehículo fue lanzado el 6 de marzo de 2009 y observa de forma constante unas 150.000 estrellas. Desde entonces, su fotómetro, que mide el brillo de las estrellas mientras supuestos planetas pasan frente a ellas, ha detectado cientos de posibles candidatos, que están aún siendo analizados. Los cinco exoplanetas ahora anunciados han sido confirmados por otros telescopios terrestres. El Kepler continuará operando hasta al menos noviembre de 2012, de modo que tendrá mucho tiempo para seguir rastreando el cielo, en busca del primer planeta de tamaño terrestre situado en una órbita adecuada para la presencia de agua líquida en su superficie, es decir, orbitando en la zona habitable de su sistema estelar. Los tránsitos de planetas rocosos frente a sus estrellas, y que evolucionen en zonas habitables, no serán frecuentes. Tales planetas tardarán una media de 1 año en dar una vuelta alrededor de su sol, y dado que se necesitan al menos tres tránsitos para confirmar su presencia, serán precisos también al menos tres años para verificar la existencia de uno de esos planetas. (Foto: NASA/JPL-Caltech/T. Pyle (SSC))