notesp

jueves, 17 de junio de 2010

Un Cohete Dnepr Coloca una Carga Múltiple en el Espacio

Un cohete Dnepr comercial (un antiguo misil reconvertido) situó varias cargas en órbita el pasado 15 de junio. El lanzamiento ocurrió desde la base de Yasniy (Rusia), a las 144:42 UTC, y supuso la colocación en el espacio de dos satélites suecos y uno francés. La misión Prisma, compuesta por los vehículos Mango y Tango, unidos entre sí (se separarán dentro de unas semanas), es un experimento tecnológico para demostrar el vuelo en formación y autónomo de satélites. Se espera que las técnicas perfeccionadas en este vuelo permitan el desarrollo de sistemas que utilicen múltiples unidades, satélites capaces de acercarse a otros para unirse a ellos, etc. Aunque algunas de estas técnicas ya se utilizan, Prisma (Prototype Research Instruments and Space Mission technology Advancement) aumentará el grado de precisión de forma notable. Una vez se compruebe que su funcionamiento es correcto, Mango y Tango se separarán (hacia el 3 de agosto) y comenzarán a probar los medios tecnológicos que llevan a bordo, que incluyen instrumental sueco, alemán, francés y danés. Será el Mango, de 140 kg, quien se encargará de maniobrar respecto a su compañero Tango, más pequeño (40 kg), hasta alcanzar y mantener una distancia de separación de un metro. Se espera que pase casi un año demostrando las tecnologías con las que ha sido dotado. El contratista principal de la misión Prisma es Swedish Space Corporation, que ha trabajado para el Swedish National Space Board. Por su parte, el satélite Picard pertenece a la agencia CNES y consiste en un observatorio solar. Pesó 100 kg al despegue y está equipado con tres instrumentos para medir la irradiación solar, la forma y el diámetro de la estrella, y estudiar su interior. Está previsto que opere durante al menos dos años, tiempo suficiente para analizar su variabilidad y cómo afecta ello a nuestro planeta. Además del CNES, participan en la iniciativa instituciones belgas y suizas. Unida a la tercera etapa del cohete Dnepr, viajó además una carga llamada BPA-1, que consiste en un experimento para facilitar la navegación de satélites y aviones. (Foto: Kosmotras)

Kosmotras