notesp

lunes, 11 de octubre de 2010

Hace 50 Años (82): Samos-1

El programa espía original WS-117L, ahora bautizado como Samos, está preparado para inaugurar su secreto periplo. Su objetivo es doble: obtener imágenes de objetivos soviéticos, transmitiéndolas vía radio, y captar señales electrónicas. La primera generación Samos, llamada Programa 101, denominará a estas misiones E-1 y F-1, respectivamente. Aunque los militares ya han decidido que los futuros Samos devuelvan sus fotografías mediante cápsulas recuperables, el diseño de los primeros satélites sigue manteniendo la filosofía inicial. A diferencia del programa Corona, el Samos aún no ha sido desclasificado, con lo que muchos detalles sobre su funcionamiento, características y resultados son desconocidos. Debido al mayor peso de la carga Samos, prácticamente el doble que las Corona, el vehículo lanzador deberá ser la nueva combinación Atlas-Agena-A. El satélite propiamente dicho utiliza a la Agena como sistema de maniobra y estabilización, y posee una cámara E-1 de 0,15 metros de distancia focal, un prototipo de futuras cámaras más potentes. Su resolución se aproxima a los 30 metros, captando una franja de la superficie de unos 161 km. Pensados para actuar durante unos 10 días, los primeros Samos transportarán una carga de inteligencia electrónica F-1, aunque algunas fuentes sugieren que podría estar situada en un subsatélite autónomo. Se han construido tres Samos 101, que deberían lanzarse antes de la llegada de la versión 101A, con una cámara E-2 de mucha mayor resolución (90 cm). La idea de la captación de imágenes, su análisis en órbita y su transmisión a la Tierra, parece buena. Ello permite capturar fotografías de objetivos interesantes y enviarlas sin esperar a que toda la carga de película haya sido gastada y devuelta en una cápsula. Por la misma razón, los satélites pueden permanecer activos mucho más tiempo y dedicarse a observar movimientos inesperados del enemigo. Sin embargo, heredero del programa WS-117L, el Samos es un programa militar que carece de tapadera. Sus vuelos serán secretos, pero todo el mundo sabrá cual es su misión, y la URSS puede tomar medidas de ocultación cuando sepa que uno de estos vehículos sobrevuela su territorio. A pesar de ello, no se impide a la prensa contemplar los lanzamientos y en ocasiones se admite que los Samos observarán lo que ocurre tras el Telón de Acero. Por desgracia, el despegue del Samos-1, el 11 de octubre de 1960, será un fracaso. En el momento de la ignición del Atlas, uno de los cables umbilicales que conectan la torre de servicio con la etapa Agena no se retira automáticamente, de manera que será el movimiento del vehículo el que lo arranque de su posición. Esto provocará una avería en la Agena, que desarrollará una fuga del gas empleado para el control de orientación. El Atlas finaliza su trabajo correctamente y la Agena-A activa su motor, pero, con la reserva del citado gas agotada, la etapa no puede orientarse bien y acaba cayendo de nuevo sobre la atmósfera, un destino no enteramente extraño para las primeras misiones de muchos programas militares. (Fotos: Archivo)
-Hora de Lanzamiento: 20:33 UTC
-Zona de Lanzamiento: Point Argüello PALC-1-1 (SLC-3W)
-Nombre de la Carga Util: Samos-1 (E-1) (OPS 1042)
-Masa al despegue: 1.845 kg
-Organización Responsable: USAF (EEUU)
-Lanzador: Atlas-57D-Agena-2101A (LV-3A)