notesp

viernes, 5 de noviembre de 2010

La EPOXI Fotografía el Cometa Hartley-2

Puntual a su cita, la sonda EPOXI sobrevoló el 4 de noviembre el pequeño cometa Hartley-2, de quien obtuvo una serie de fantásticas fotografías que ayudarán a los científicos a saber más sobre estos astros. La EPOXI es en realidad la Deep Impact, que tiempo atrás (2005) ya visitó otro cometa y lanzó hacia él una sonda de impacto contra su superficie, para analizar el material “fresco” de su subsuelo. Finalizada su misión, y teniendo en cuenta que sus instrumentos seguían operativos, la NASA buscó otro objetivo que quedara a su alcance en su ruta alrededor del Sol y que permitiera sacar aún más provecho de la nave. El resultado de la búsqueda fue el Hartley-2, un cometa de pequeñas dimensiones y aspecto de cacahuete, el cual ha sobrevolado ahora a unos 700 km de distancia. El encuentro se llevó a cabo perfectamente, y poco después de éste la nave envió el primer paquete de fotografías, cinco imágenes obtenidas con la cámara de media resolución, que mostraban claramente el astro y los chorros de polvo y gas saliendo de su superficie. Durante las dos próximas semanas, el EPOXI continuará enviando los datos almacenados a bordo, incluyendo las fotografías de alta resolución conseguidas con otra cámara, cuyo tamaño precisará de más tiempo de transmisión. De una manera o de otra, los científicos ya están felices por los resultados que se han conseguido. La EPOXI nos muestra un cometa cuyo volumen es 100 veces inferior al del Tempel 1, el protagonista del encuentro anterior de la Deep Impact. El Hartley-2 se hallaba a unos 21 millones de kilómetros de la Tierra durante la visita del EPOXI, lo bastante cerca del Sol como para mostrar actividad. La sonda pasó cerca de él a las 14:01 UTC, después de iniciar una sesión fotográfica que se prolongará durante algún tiempo, mientras el cometa esté a la vista. Después de esta fase, durante la cual la EPOXI transmitía lentamente a través de su antena de baja ganancia, la nave se reorientó y contactó con la Tierra con su antena de alta ganancia, permitiendo enviar la telemetría esencial de ingeniería y las primeras fotografías, obtenidas con una periodicidad de 11 segundos. De ello se desprendió que la nave no había sufrido daños en las cercanías del cometa. (Foto: NASA/JPL-Caltech/UMD)

EPOXI