notesp

lunes, 6 de diciembre de 2010

Regresa el X-37B OTV-1

El vehículo experimental X-37B (OTV-1) descendió finalmente el 3 de diciembre, aterrizando de forma automática en la pista de la Vandenberg Air Force Base, tras 225 días en el espacio. Es la primera vez que una nave espacial estadounidense lleva a cabo esta operación, que demuestra que un vehículo alado de esta clase puede ser lanzado para una determinada misión y regresar a casa para una posible reutilización. El aterrizaje ocurrió a las 09:16 UTC y se llevó a cabo de la forma esperada. Su retorno demostró todas las tecnologías implicadas, como el sistema de navegación autónomo, un nuevo sistema de protección térmica, etc. Los ingenieros tratarán ahora de demostrar que la nave puede ser preparada para un segundo vuelo, para lo cual deberán averiguar si el OTV-1 ha soportado bien su estancia en órbita y su periplo de retorno. Originalmente diseñado por la NASA, el X-37B fue adoptado por las Fuerzas Aéreas para uso militar. Fue lanzado en un cohete Atlas-V (22 de abril) y llevó a cabo una misión secreta, incluyendo varias maniobras orbitales, de la cual, lógicamente, no se tienen detalles. Los ingenieros de Boeing ya están preparando un segundo vehículo (OTV-2) para su lanzamiento en primavera de 2011, pero si todo va bien, el OTV-1 también deberá ser enviado de nuevo al espacio. Durante la primera misión se probó la propia nave, pero nadie sabe si llevaba algún tipo de carga útil en su bodega, más allá de un panel solar que proporcionó energía durante su estancia en órbita. (Foto: U.S. Air Force/Michael Stonecypher)

USAF