notesp

lunes, 17 de marzo de 2008

Informe ISS/STS-123

Con el módulo japonés en su sitio provisional, la atención se centró en solucionar el problema de alimentación eléctrica de las piezas del robot Dextre. El desarrollo de una corrección por software de lo que parecía ser un fallo de comunicaciones entre los ordenadores de la estación y la nueva plataforma no resolvió la situación, y los ingenieros empezaron a pensar en que la anomalía residía en un cable. La idea ahora sería coger el Dextre con el brazo de la estación, y alimentarlo a través de él, y no de la plataforma de soporte.
Mientras se examinaba la situación, los astronautas prosiguieron el plan de vuelo. El siguiente paso sería abrir las escotillas y permitir el acceso al módulo japonés recién instalado junto al nodo Harmony. Para ello fueron necesarias varias horas de preparativos, incluyendo la activación de sus sistemas. Finalmente, a las 02:23 UTC del 15 de marzo, Peggy Whitson y Takao Doi entraban en el interior del JLP Kibo, celebrando una pequeña ceremonia.
El resto del día estaría ocupado con el traslado de la pértiga OBSS de un brazo robótico a otro, para dejar libre al Canadarm-2 para su intento de activar eléctricamente al Dextre. En efecto, el brazo de la estación cogió a este último y quedó verificado que su sistema eléctrico funciona perfectamente, lo que daba luz verde a la siguiente etapa de montaje.
En la Tierra, se anunciaba que el sistema térmico del Endeavour estaba limpio y que podría regresar a casa sin peligro. Al mismo tiempo, Rick Linnehan y Mike Foreman empezaron a prepararse para llevar a cabo el segundo paseo espacial.
La excursión se inició a las 00:49 UTC del 16 de marzo, y duró 7 horas y 8 minutos. Su principal labor fue unir los dos brazos del Dextre al cuerpo central o torso. También retiraron algunas mantas térmicas que habían protegido al robot durante la instalación. Completado el trabajo, regresaron al interior del módulo Quest.
Mientras, Takao Doi dedicaba su tiempo a poner a punto el módulo JLP, configurando experimentos y racks de almacenamiento. En la Tierra, los ingenieros efectuaban una revisión completa de los sistemas del Dextre. Todas las pruebas, efectuadas el domingo, resultaron exitosas. Después, fueron los astronautas quienes tomarían el relevo, ensayando el uso de los “frenos” de las articulaciones de los brazos del robot. Finalmente, dejaron al Dextre en la configuración precisa para el tercer paseo espacial, cuando se produciría la fase final de ensamblaje. Behnken y Linnehan dormirían en el Quest para rebajar el nitrógeno de su sangre, preparándose así para la excursión, que ocurría el 17 de marzo. (Foto: NASA)

Shuttle