notesp

lunes, 22 de septiembre de 2008

Informe Phoenix

Las imágenes procedentes de la sonda marciana Phoenix confirman que el brazo robótico del vehículo depositó con éxito una muestra de tierra en la última célula de análisis disponible en el laboratorio MECA. Procedente del surco llamado Snow White, dicha muestra sería mezclada con una solución acuosa traída desde la Tierra para intentar identificar los nutrientes solubles y otras sustancias que pudiera contener. Los resultados iniciales indican que se trata de tierra alcalina, compuesta por sales y por otras sustancias, como perclorato, sodio, cloruro y potasio. Esto confirma un análisis anterior. El próximo paso será llenar las últimas cuatro células de análisis del instrumento TEGA, antes de que la energía disponible a bordo disminuya demasiado con el final del verano marciano.
La sonda también ha fotografiado los alrededores y ha enviado una imagen del escudo térmico que la ayudó a resistir la reentrada atmosférica y que fue soltado para que chocara contra el suelo. Se trata de una pieza de 2 metros y medio, que impactó a medio camino entre la Phoenix y el paracaídas (que se halla a 300 metros al sur). La fotografía forma parte de un panorama global con la mayor resolución posible, el definitivo retrato del entorno de la zona de aterrizaje.
La cámara de la nave ha mostrado a los científicos, por otro lado, la presencia de escarcha matutina en el interior del surco Snow White. Consiste en escarcha que se forma cuando el Sol no ilumina el suelo, y es independiente del hielo de debajo de la superficie. (Foto: NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/ Texas A&M University)