notesp

lunes, 23 de febrero de 2009

Informe ISS

Los astronautas de la estación espacial internacional siguen esperando pacientemente a que se resuelvan los problemas del Discovery. Su agenda de trabajo sigue tan ocupada como siempre, realizando experimentos y las habituales tareas de mantenimiento. Por ejemplo, Sandra Magnus ha trabajado en el laboratorio japonés Kibo, estudiando los efectos de la radiación cósmica sobre un tipo particular de gen (Rad Gene). Yury Lonchakov, por su parte, ha realizado comprobaciones de estanqueidad en la conexión entre el módulo Pirs y el módulo Zvezda. Al mismo tiempo, Mike Fincke ha inspeccionado los cables que utilizarán los astronautas durante las salidas extravehiculares que protagonizarán la misión de la misión STS-119 Discovery. En la Tierra, la NASA está solicitando al público ideas para bautizar el próximo módulo que se enviará a la estación, el llamado Nodo-3. En él se encontrarán 8 “racks” del tamaño de un refrigerador, donde se situarán muchos de los actuales sistemas de soporte vital del complejo. Además, en el Nodo-3 se instalará la llamada Cúpula, cuyas seis ventanas darán a los astronautas una visibilidad perfecta para trabajar con el sistema robótico (Canadarm-2), así como para observar y fotografiar la Tierra. La NASA propone cuatro posibles nombres: Earthrise, Legacy, Serenity o Venture, pero deja la puerta abierta a proporcionar uno nuevo. El ganador será anunciado el 28 de abril. El Nodo-3 llegará a Florida el 20 de abril, y se lanzará en diciembre de este año (STS-130). Será conectado al actual nodo Unity. (Foto: ESA)