notesp

lunes, 9 de marzo de 2009

Los Rodeos del Spirit

El robot marciano Spirit, de la NASA, va a tener que desviar su actual ruta debido a las características del terreno que ha empezado a pisar. El vehículo debía atravesar una pequeña meseta llamada Home Plate, pero la tierra suelta impedirá seguir el camino más corto. El Spirit pasó el año 2008 en el borde norte de Home Plate, una acumulación de ceniza endurecida del tamaño de una cancha de béisbol y con una elevación de 1,5 metros por encima del terreno circundante. La citada pendiente sirvió al robot para mantener sus paneles solares bien orientados hacia nuestra estrella, durante los seis meses del invierno marciano. El objetivo ahora era atravesar Home Plate hacia zonas interesantes situadas al sur, pero tendrá que rodear el montículo porque fue incapaz de ascender por él. Recordemos que una de las ruedas del Spirit dejó de funcionar hace tiempo, reduciendo la tracción del sistema. Al cambiar de dirección en busca de un lugar menos empinado, halló una zona en la que las ruedas giraban sin provocar movimiento debido a la tierra suelta. Definitivamente, los controladores han tenido que optar por dar un rodeo a Home Plate, en busca de sus próximos objetivos, un montículo llamado Von Braun y una pequeña depresión de 45 metros de diámetro llamada Goddard. La zona es adecuada en términos científicos, y además está bien orientada para afrontar el próximo invierno, a finales de 2009. En el otro lado del planeta, el robot Opportunity está mostrando signos crecientes de fricción en su rueda delantera derecha, quizá por falta de lubricante. Los controladores combaten esto conduciendo hacia atrás. El vehículo se dirige al cráter Endeavour, a unos 12 kilómetros de distancia, sorteando también zonas de tierra suelta que podrían atraparlo. (Foto: NASA/JPL-Caltech)