notesp

martes, 18 de agosto de 2009

Ensayo Con Exito de un Escudo Térmico Inflable

Un cohete sonda Black Brant IX despegó el 17 de agosto desde las instalaciones de la NASA en la isla de Wallops para efectuar un nuevo ensayo de la tecnología IRVE (Inflatable Reentry Vehicle Experiment). La prueba se desarrolló perfectamente y demostró que algunas naves espaciales del futuro podrían utilizar escudos térmicos inflables cuando regresen a la Tierra o vayan a Marte. El IRVE-II es un escudo inflable de 3 metros de diámetro, fabricado en capas de tejido recubiertas por silicona. Una vez finalizado el ascenso propulsivo, a más de 200 km de altitud, el sistema fue liberado e hinchado con nitrógeno, durante el descenso. El proceso, que duró 90 segundos, fue observado mediante sensores y cámaras a bordo. A unos 84 km de altitud, iniciándose la reentrada atmosférica, el vehículo comenzó su verdadera tarea. Durante 30 segundos, experimentó su pico de temperatura y presión, demostrando que el diseño era correcto. Finalmente, se hundió en el Atlántico (no estaba prevista su recuperación). El prototipo ha proporcionado suficiente información a los ingenieros como para idear modelos más grandes y capaces de resistir más calor. Este tipo de sistemas son interesantes porque permitirán aterrizajes sobre Marte con una mayor carga útil y en zonas más elevadas. (Foto: NASA/Sean Smith)