notesp

martes, 13 de octubre de 2009

La LCROSS Completa Su Misisón

Los científicos de la misión se hallan ya sumamente ocupados estudiando los resultados de la fase crucial del programa LCROSS. Tanto la etapa de propulsión Centaur como la propia sonda LCROSS impactaron contra la Luna conforme a lo previsto, y si bien no existió el espectáculo visual que la NASA pronosticó que podría producirse, todo se desarrolló aparentemente de forma satisfactoria. La combinación LCROSS/Centaur, previamente en una órbita muy amplia alrededor de la Tierra, entró en la zona de atracción gravitatoria lunar hacia las 18:00 UTC del 8 de octubre. Pocas horas más tarde, a las 01:50 UTC del 9 de octubre, ambos vehículos se separaban entre sí. Unos 40 minutos después, la LCROSS frenaba su marcha ligeramente, mediante su propio sistema de propulsión, dejando que la Centaur llegara primero al punto de impacto. Durante la fase de acercamiento, la LCROSS envió continuadamente a la Tierra imágenes de la Luna, cada vez más centradas en el cráter Cabeus, así como numerosa información de su batería de instrumentos. La Centaur chocó contra la superficie a las 11:31 UTC, pero sin ningún despliegue visual, de modo que ningún telescopio terrestre ni espacial detectó nada brillante en el visible. La LCROSS sí detectó un breve y poco intenso resplandor, en el infrarrojo. Sin embargo, el impacto lanzó al espacio escombros que la LCROSS estudiaría al pasar sobre ellos, antes de chocar ella misma contra el suelo, a las 11:35 UTC. La LRO, en órbita lunar, también detectó rastros del impacto Los nuevos cráteres pudieron ser detectados a posteriori en el visible. La información de la LCROSS se transmitió a tiempo real a la Tierra y ahora es el turno de los científicos, que deberán estudiar si los escombros lanzados por el choque contenían trazas de agua o no. Este proceso tardará varias semanas. (Foto: NASA)