notesp

jueves, 8 de abril de 2010

Lanzado el Cryosat-2

El sucesor de la misión Cryosat, perdida debido a un fallo en el lanzamiento, se encuentra ya en órbita. El llamado Cryosat-2 despegó con éxito desde un silo para misiles del cosmódromo de Baikonur, a las 13:57 UTC del 8 de abril, en dirección a una órbita baja polar que permitirá a los científicos estudiar el hielo de la superficie de la Tierra. Dada la importancia de su trabajo, la Agencia Espacial Europea, patrocinadora de la misión, decidió reconstruir el vehículo tras el anterior fracaso, ocurrido hace varios años, en 2005, y volver a intentarlo. Ahora, por fin, la comunidad científica podrá analizar los efectos del cambio climático sobre el hielo terrestre, y aportar una nueva visión que ayude a tomar las decisiones correctas para aminorar este problema global. El Cryosat-2 fue enviado a la órbita a bordo de un cohete Dnepr-1, un misil intercontinental modificado para tareas espaciales. Unos 17 minutos después del lanzamiento, el satélite era separado del vector. A partir de ese instante, los controladores se harían cargo de la activación de sus instrumentos y de su calibración. Perteneciente a la serie Earth Explorers, el Cryosat-2 transporta un altímetro radar para medir las variaciones de grosor de la capa de hielo en la Antártida y Groenlandia. Este consiste en el instrumento SIRAL (SAR/Interferometric Radar Altimeter), desarrollado por la compañía Thales Alenia Space. También transporta el receptor DORIS y un reflector láser. El satélite, de 750 kg de peso, fue diseñado y construido por la empresa EADS Astrium. Su órbita tiene una inclinación de 88 grados, de modo que sobrevuela prácticamente los polos, a unos 720 km de altitud, permitiendo cubrir una mayor área de interés. (Foto: ESA - S. Corvaja, 2010)