notesp

viernes, 15 de febrero de 2008

El USA-193 Será Probablemente Destruido Con Un Misil

El Departamento de Defensa estadounidense ha anunciado oficialmente que intentará destruir el satélite NROL-21 (USA-193) antes de que se produzca su reentrada descontrolada, algo que no tiene precedentes en una situación de este tipo. El vehículo militar, de carácter experimental, jamás llegó a ser operativo debido a algún tipo de fallo técnico. Pasado el tiempo, sin capacidad de maniobra, el satélite ha ido descendiendo y se espera su reentrada entre finales de febrero y principios de marzo. Pero dado que sus depósitos siguen llenos de hidracina, un combustible muy tóxico destinado a las maniobras orbitales, existe el peligro de que, en caso de que caiga sobre una zona habitada, produzca daños entre la población. Normalmente la hidracina se quemaría en la reentrada, pero tras 14 meses en órbita sin usarse, ésta podría haberse congelado, facilitando su supervivencia. El tanque podría resistir el descenso y verter sus contenidos durante el impacto. Los militares quieren forzar la destrucción del ingenio en la atmósfera, y evitar el riesgo de que pueda resistir la reentrada y alcanzar el suelo. Según los cálculos, de no mediar intervención alguna, hasta una tonelada de peso podría sobrevivir al ingreso en la atmósfera, de los cuales 453 kg pertenecerían a la hidracina. Informado de la situación, el Presidente Bush ha autorizado el lanzamiento de un misil contra el satélite, para evitar que penetre en la atmósfera de una pieza, y así se consuma casi por completo en ella. El sistema de defensa contra misiles enemigos americano no ha sido diseñado para destruir satélites, así que se han tenido que modificar especialmente tres misiles SM-3, con capacidad de ser lanzados desde otros tantos buques de la Marina, para que cumplan la tarea. Algunas analistas han añadido sospechas de que, además de la seguridad para la población, el DoD estaría intentando evitar que la novísima tecnología del satélite caiga en manos de otro país, o que simplemente se haga pública la misión exacta del vehículo. No se descarta que éste lleve un reactor nuclear a bordo para la alimentación de sus sistemas. (Foto: Boeing)