notesp

lunes, 25 de febrero de 2008

La Ulysses se Acerca al Final de Su Vida Util

Tras más de 17 años operando, los controladores de la sonda Ulysses creen que el vehículo podría dejar de funcionar en breve. En su órbita polar alrededor del Sol, con una duración de seis años, alcanza una distancia equivalente a la que hay entre Júpiter y nuestra estrella. Su sistema de maniobras, que ayuda a apuntar su antena hacia la Tierra, se alimenta con hidracina. Para evitar que ésta se congele a distancias tan grandes, se emplean unos calentadores. Pero el generador de radioisótopos que proporciona la electricidad para ello ha ido perdiendo eficacia con el paso del tiempo, como estaba previsto. La sonda ya no puede utilizar todos sus sistemas simultáneamente, y se espera que algunas partes de la nave alcancen la temperatura crítica de congelación muy pronto. Cuando las tuberías del combustible se obturen, ya no podrá maniobrar. El plan actual pasaba por apagar temporalmente el transmisor de banda X, desviando 60 vatios a los calentadores y los instrumentos científicos. El transmisor sólo se activaría cuando tuviera que utilizarse. Ello permitiría a la Ulysses trabajar durante al menos dos años más. En enero, sin embargo, la prueba de apagar y encender de nuevo el transmisor falló. Este permanece apagado y es improbable que pueda ser recuperado. Ahora sólo es posible enviar datos a velocidad muy inferior con el transmisor de banda S, y además no se ha ganado nada en cuanto a ahorro de electricidad. Ante esta situación, la vida útil de la Ulysses podría contarse en semanas. Pero dado que la astronave ha funcionado cuatro veces más tiempo que lo previsto inicialmente, podemos calificar a la misión de estudio de los polos solares como un resonante éxito para Europa y los Estados Unidos. (Foto: NASA)