notesp

viernes, 29 de febrero de 2008

Las Sondas Marcianas Se Preparan Para la Llegada de la Phoenix

A menos de tres meses de su llegada al Planeta Rojo, los científicos se preparan para el descenso de la nave Phoenix de la NASA. Tres sondas situadas alrededor de Marte están ajustando sus órbitas para ayudar a los controladores situados en la Tierra a “escuchar” a la Phoenix durante su entrada en la atmósfera marciana, el próximo 25 de mayo. La nave transmitirá cada fase de su descenso, y utilizará a la MRO, la Mars Express y la Mars Odyssey como repetidores para asegurar que esta información llega a nuestro planeta. De esta forma, si algo pasa, los ingenieros tendrán pistas sobre lo sucedido. Para asegurar que todo esté en su sitio, los robots Spirit y Opportunity, en la superficie, han estado simulando las transmisiones de la Phoenix. De esta forma, podrá hacerse un seguimiento de la fase de entrada atmosférica, el descenso y el aterrizaje, hasta un minuto después de que este último se produzca. Si todo va bien, la Phoenix, que partió desde la Tierra el pasado 4 de agosto, se posará en una zona próxima al polo norte marciano, en busca de agua helada y condiciones óptimas para la vida. Según el plan actual, tocará la atmósfera a unos 5,7 km/s. Durante los siguientes 7 minutos, usará su escudo para protegerse del rozamiento que frenará su velocidad, un paracaídas, y varios motores que disminuirán esta última hasta 2,4 m/s en el momento del aterrizaje sobre sus tres patas. Mientras, todo va bien a bordo de la Phoenix, a la que le quedan todavía 160 millones de kilómetros para alcanzar su destino. (Foto: NASA/JPL-Calech/University of Arizona)