notesp

miércoles, 11 de junio de 2008

Informe Phoenix

El comportamiento de las partículas del suelo marciano, que tienen una tendencia a pegarse entre sí, formando grumos, está dificultando el análisis químico de las primeras muestras por parte de la sonda Phoenix. Dichas muestras tienen que pasar por unas aberturas pequeñas, pero su configuración física lo impide. El pasado domingo, se ordenó a la plataforma donde se depositan las muestras que vibrara durante 20 minutos, pero sólo unos cuantos granos llegaron a pasar por la rendija, una cantidad insuficiente para llenar el horno del interior del instrumento TEGA. Ahora los científicos están ensayando una nueva técnica para depositar las muestras. Consiste en dejar la pala con la tierra a cierta altura, e inclinarla. A continuación, se la hace vibrar para que las partículas caigan espolvoreadas. Las pruebas se hicieron sobre el instrumento MECA (Microscopy, Electrochemistry and Conductivity Analyzer). Una vez se analice el resultado de la operación, los científicos decidirán si emplear la nueva técnica también sobre el TEGA (Thermal and Evolved-Gas Analyzer). (Foto: NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/Texas A&M)