notesp

jueves, 12 de junio de 2008

Informe Phoenix

La espera ha valido la pena y por fin la sonda Phoenix ha logrado introducir una cantidad suficiente de muestras de suelo en el analizador TEGA. La tierra, procedente de la zona bautizada como “Baby Bear”, fue colocada inicialmente sobre el horno número 4 el 6 de junio, pero los sensores indicaron que su naturaleza grumosa no había permitido la entrada de las partículas en su interior. Los días 8 y 9 de junio, se ordenó a su mecanismo vibratorio actuar durante varios minutos, sin mucho éxito. Los controladores incluso probaron otra técnica para depositar las muestras sobre la rejilla de entrada. Pero ahora, de pronto, los sensores del horno indican que éste está lleno. Los científicos creen que los varios días de permanencia sobre la rejilla, y las diferentes sesiones de vibración mecánica, podrían haber influido en que la muestra haya perdido su anterior cohesión física, permitiendo finalmente su caída en el horno, un proceso que sólo llevó 10 segundos. El próximo paso será ahora el calentamiento de la muestra y el análisis químico correspondiente. (Foto: NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/Texas A&M University)