notesp

viernes, 4 de julio de 2008

El Giove-B Completa las Pruebas

La empresa Astrium ha declarado como finalizada la fase de pruebas del satélite Giove-B, el segundo prototipo de la constelación europea Galileo para servicios de navegación y posicionamiento global. Durante el período de aproximadamente dos meses de pruebas en el espacio, el Giove-B ha demostrado que es capaz de un rendimiento excelente. Los ingenieros de Astrium, en su calidad de contratista principal de Giove-B, presentaron los resultados de las pruebas en el Centro Europeo de Investigación y Tecnología Espacial (European Space Research and Technology Centre, ESTEC) de Noordwijk, en los Países Bajos. Los componentes clave del sistema Galileo, en particular el nuevo generador de señales y el reloj atómico de máser pasivo de hidrógeno, de precisión extrema, demostraron ser perfectamente idóneos para el fin deseado, incluso durante sus pruebas en condiciones de tiempo real. La Agencia Espacial Europea (ESA), por cuenta de quien se está llevando a cabo esta misión, confirmó la satisfactoria conclusión de la fase de pruebas durante la Evaluación de Pruebas en Órbita (In-Orbit Test Review, ITR), que tuvo lugar el 3 de julio de 2008. El Giove-B es el primer satélite que porta a bordo la genuina tecnología Galileo, y por lo tanto, conduce directamente a la fase de validación en órbita (In-Orbit Validation phase, IOV) de este sistema europeo de navegación por satélite. Está equipado con instrumentos y estándares de frecuencia completamente nuevos, que ahora acaban de demostrar de manera impresionante sus claras ventajas en el espacio. Uno de los dos componentes clave es el generador de señales, que ya está transmitiendo las señales definidas para Galileo. Las pruebas implicaban someterlo a una variedad de supuestos tales como conmutar de la primera cadena de carga útil a la segunda y el uso de diversas combinaciones de frecuencias. Se utilizan varias antenas receptoras con base en tierra para registrar la calidad, precisión y modulación de señal. El otro componente clave del satélite es el reloj atómico de máser pasivo de hidrógeno para usos espaciales (Space Passive Hydrogen Maser, S-PHM). Mide el tiempo de manera diez veces más precisa que los relojes atómicos de rubidio que también lleva a bordo. Durante las pruebas en órbita, el reloj más estable que jamás haya volado en el espacio también funcionó a plena satisfacción. La instrumentación de Giove-B está configurada de tal forma que los datos de salida del reloj atómico se transfieren a la totalidad de la cadena de transmisión, generando las señales de superior precisión que forman la característica esencial del sistema Galileo. Otro conjunto de resultados singularmente reveladores se obtuvo comparando el rendimiento del satélite una vez en el espacio con su evaluación durante las pruebas efectuadas en tierra. Los resultados logrados por Giove-B coincidieron plenamente con las especificaciones técnicas tal y como habían sido definidas por el cliente. La misión Giove-B prosigue exactamente de acuerdo con lo previsto. En el marco de la fase de validación en órbita (IOV) del sistema, de aquí a 2010 se pondrán en operación en el espacio otros cuatro satélites de navegación que en este momento están siendo construidos por el contratista principal, Astrium. (Foto: Astrium)