notesp

viernes, 25 de julio de 2008

Hace 50 Años (14): NOTS-1 (Diagnostic Payload-1)

A pesar de que las pruebas en tierra han dejado mucho que desear, la US Navy no quiere esperar más y decide realizar un primer intento orbital para su sistema de satélites de reconocimiento NOTS (Naval Observational Television Satellite). Además, existe la necesidad de tener en órbita a alguno de estos vehículos para medir la radiación ambiental que se producirá cuando se lancen varias bombas termonucleares (proyecto Argus, previsto para agosto de 1958). El satélite tiene un aspecto sencillo, cilíndrico y muy plano, de sólo 20 cm de diámetro. En un lateral presenta una ventana a través de la cual la cámara infrarroja de televisión puede observar la Tierra. En el centro del satélite se encuentra el pequeñísimo motor que constituye la última etapa de propulsión y que sirve para convertir en circular la órbita inicial elíptica. El NOTS es pues el primer satélite de reconocimiento, no sólo americano sino también del resto del mundo, que intenta viajar al espacio. Para la captación de sus señales, se ha desarrollado la red de seguimiento Minitrack, cuya justificación oficial es el programa Vanguard. El NOTS-1 despega el 25 de julio de 1958 bajo el ala de su avión Skyray pilotado por el comandante William W. West. Una vez situado sobre el canal de Santa Barbara, el cohete es soltado y se produce la ignición de los dos primeros motores HOTROC. A partir de aquí, cunde el desconcierto. La pérdida de la enorme masa del cohete al ser expulsado provoca que el Skyray pierda el control brevemente, reduciendo altitud. El piloto sólo puede fijarse en el NOTS una vez resuelto el problema de estabilidad. Por otro lado, el funcionamiento de los HOTROC provoca una inmensa humareda y llamas, ocasionados por la baja densidad atmosférica a este nivel. Tanto es así que West y un avión escolta creen que el cohete, ya muy lejos, ha explotado, por lo cual abandonan su seguimiento a distancia. La pésima noticia es transmitida a las estaciones de seguimiento, y algunas de ellas desactivan sus equipos. Sin embargo, la estación de Nueva Zelanda informa de la escucha de señales extrañas. El incompleto seguimiento dificulta la verificación inicial de si el satélite ha alcanzado o no efectivamente el espacio. Más tarde, la integración de la diversa información captada permite la confirmación del éxito de la misión de lanzamiento. Las señales del satélite, muy débiles, son recibidas por las estaciones portátiles, que sirven para establecer que se encuentra en la órbita circular esperada. La misma debilidad de sus transmisiones, sin embargo, hace que éstas sólo sean captadas cuando sobrevuela la vertical de las estaciones. La consecuencia principal es que no es posible reconstruir las imágenes supuestamente captadas por la cámara de vehículo. Debido a estas circunstancias, los resultados del NOTS-1 son inciertos. Limitado a su órbita polar baja, reentrará en apenas 2 ó 3 semanas. Manteniendo el compromiso inicial, y dado el carácter delicado de su misión, ni la US Navy ni el Pentágono reconocerán la puesta en órbita de este satélite y sus sucesores (a diferencia de los Corona, no existe tapadera para los NOTS). El proyecto será mantenido como alto secreto, de tal manera que no constará en ninguno de los catálogos oficiales de lanzamientos. (Foto: US Navy/Wikimedia)
-Número de Lanzamiento COSPAR: No reconocido
-Número SSC: No reconocido
-Hora de Lanzamiento: Desconocida
-Zona de Lanzamiento: NOTS RW DZSB (China Lake)
-Nombre de la Carga Util: NOTS-1 (Diagnostic Payload-1)
-Masa al despegue: 1 kg
-Organización Responsable: NOTS (EEUU)
-Lanzador: Project Pilot (1) (NOTSNIC-I) (NOTS EV I)
El cohete, totalmente formado por motores de propulsión sólida, utiliza un avión F4D-1 Skyray (130745) como primera etapa. Así, el vehículo queda situado bajo el ala izquierda del caza. El lanzador propiamente dicho, a pesar de llamarse Project Pilot, será más conocido entre el personal como NOTSNIC, en referencia a sus connotaciones espaciales. Una vez efectuado el despegue desde Inyokem, el Skyray suelta a su carga a 41.000 pies de altitud, sobre la zona de Point Mugu, a una velocidad de Mach 0,9. En ese instante actúan los dos primeros motores HOTROC del cohete, que sirven como primera etapa de propulsión. Cada motor proporciona un empuje de 14.200 libras y funciona durante menos de 5 segundos. Tras una pausa de 12 segundos más, se encienden los otros dos HOTROC de la segunda etapa. A continuación actúa la tercera, un motor ABL X241 de 2.720 libras de empuje, durante 36 segundos. La cuarta etapa, de aspecto alargado, funcionará después durante 5,6 segundos más, con un empuje de 1.155 libras. Por fin, un diminuto motor esférico integrado en la carga útil (172 libras de empuje) necesitará un único segundo para situarla en órbita baja. La masa satelizable es de sólo 1 kg en una órbita con un apogeo situado a algo más de 2.000 km de la superficie terrestre.
-Orbita Inicial: Desconocida.