notesp

miércoles, 30 de julio de 2008

Los Satélites THEMIS Estudian las Auroras

La misión THEMIS de la NASA, formada por una constelación de cinco satélites, ha aportado la información que los científicos necesitaban para entender mejor el origen de las famosas “Luces del Norte”, las auroras boreales que pueden verse a menudo en los cielos próximos al círculo polar ártico y ocasionalmente más abajo. Según los datos enviados desde el espacio, ciertas explosiones de energía magnética que ocurren a un tercio de la distancia que nos separa de la Luna alimentan subtormentas que a su vez causan los rápidos movimientos y aumentos de brillo de las auroras boreales. El culpable de lo sucedido lo encontraríamos en el fenómeno de la reconexión magnética, un proceso común que sucede en todo el Universo, cuando las líneas tensionadas de un campo magnético adoptan de pronto una nueva forma, como una goma elástica que se ha estirado demasiado. Las subtormentas que producen los cambios dinámicos en las auroras están a menudo acompañadas de intensas tormentas espaciales que pueden llegar a perjudicar las infraestructuras terrestres (comunicaciones por radio, señales GPS y sistemas de transmisión eléctrica). Por tanto, los científicos están muy interesados en averiguar todo lo posible sobre cómo ocurren las subtormentas, cómo predecir su aparición y efectos. El THEMIS ha confirmado que las líneas magnéticas de la Tierra capturan y almacenan la energía del viento solar, extendiéndose por el espacio. Durante las reconexiones magnéticas se libera dicha energía, y partículas cargadas son enviadas hacia la atmósfera terrestre, creando los halos que dan forma a las auroras, tanto alrededor del polo norte como del sur. Los satélites THEMIS observaron el comienzo de las subtormentas, con el apoyo de una veintena de observatorios en tierra, en Canadá y Alaska, permitiendo relacionarlas con las auroras. (Foto: NASA/Goddard Space Flight Center Conceptual Image Lab)