notesp

lunes, 6 de octubre de 2008

Exito del Subsatélite BanXing

La misión del pequeño subsatélite de la nave china Shenzhou-7, el BanXing, finalizó también, y lo hizo con una demostración de control desde tierra. El vehículo fue colocado en una “órbita” alrededor del módulo orbital de la SZ-7, el único elemento que permanece en el espacio, durante unas horas. La trayectoria, elíptica (4 por 8 km), se consiguió tras una cuidadosa aproximación que duró varios días. Gracias a su posición, el BX ha podido tomar más de un millar de fotografías que muestran a la SZ-7 desde diversas perspectivas. Con esta demostración, los chinos disponen de la tecnología para sistemas de observación y vigilancia de otros satélites, útiles para poder efectuar reparaciones y otras tareas.