notesp

viernes, 10 de octubre de 2008

Hace 50 Años (25): Pioneer-1 (Able-2)

Inmersa en actividades principalmente organizativas durante los primeros meses de su existencia, la NASA ha devuelto la responsabilidad del control de las primeras sondas lunares Pioneer a la USAF y al US Army, quienes continuarán adelante con sus cinco vuelos previstos. Así, la Pioneer-1 se nos muestra prácticamente idéntica a su predecesora, pesando sólo unos gramos más que aquella. Tras el lanzamiento, el 11 de octubre de 1958, el ascenso empieza a desarrollarse según lo planeado. A los 160 segundos, el Thor apaga su motor y a continuación se enciende la segunda fase. El rendimiento de la primera etapa ha sido bueno, aunque ha actuado 3 segundos más de lo inicialmente planeado. En estos momentos, la altura alcanzada por el vehículo sobrepasa los 50 km. Después de otros 2 minutos de fragor propulsivo, también la segunda etapa es desprendida. En este momento, el carenado protector que cubre la Pioneer y la tercera fase del cohete es separado como si se tratara de dos pétalos que caen hacia atrás. Los verniers instalados alrededor del anillo unido a la sonda hacen ignición, obligando a girar sobre su eje longitudinal a toda la nave, aún sujeta a la tercera etapa Able. Alcanzadas las 120 revoluciones por minuto, el conjunto está ahora lo suficientemente estabilizado como para proceder al breve encendido (apenas 8 segundos) de la tercera fase sólida. Una vez finalizada la fase de propulsión, los controladores en tierra estudian atentamente la telemetría que les llega desde el espacio. Es así como comprueban que la velocidad final de la sonda es unos 240 metros por segundo inferior a la necesaria para alcanzar la velocidad de escape. Desencantados, comprueban que el encendido de los restantes verniers tampoco sería suficiente para alcanzar la cota prevista. Incapaz de llegar a la Luna, los técnicos intentarán ahora sacar el máximo provecho de la Pioneer-1. Por ejemplo, se ensaya el encendido del retrocohete que la Pioneer lleva consigo, no ya para conseguir una órbita alrededor del satélite, sino para demostrar su correcto funcionamiento y para intentar conseguir una órbita alrededor de la Tierra de 128.700 por 21.180 km. Esto hubiera convertido a la sonda en el artefacto más alejado de la nuestro planeta. Sin embargo, la frustración se apodera de nuevo del equipo de ingenieros del programa. Debido a las temperaturas bajísimas que han afectado a las baterías, éstas son incapaces de dar la orden de ignición al motor sólido, impidiendo el experimento. El contacto telemétrico se perderá definitivamente al día siguiente. Por fortuna, a pesar del fracaso inicial, la Pioneer-1 aún ha tenido tiempo de devolver algunas informaciones útiles a la Tierra. Gracias a ella, se mide con certeza la cantidad de radiación que sus instrumentos acumulan durante el viaje, símbolo inequívoco de la existencia de varias y distintas bandas alrededor de la Tierra. Este valioso dato será muy útil a la hora de planear los próximos lanzamientos y la posible inclusión del vuelo de un astronauta en la agenda espacial americana. Los instrumentos de a bordo confirman la práctica inexistencia de micrometeoritos a este nivel (cinturones de Van Allen) y experimentan en el apogeo unos minutos de bajísima gravedad, incrementando un poco más la aún escasa experiencia en este campo. Debido a los extremos térmicos sufridos por la sonda y el consiguiente fallo operativo de sus baterías, no puede utilizarse el escáner de TV y no puede por tanto obtenerse ninguna imagen de la Luna. Finalizado el impulso de su cohete Thor-Able-I, la Pioneer-1 continua ascendiendo en dirección a nuestro satélite, pero perdiendo velocidad constantemente, a consecuencia de la débil pero efectiva atracción gravitatoria terrestre. El apogeo, o punto de máxima distancia con respecto a la superficie de la Tierra, se sitúa a 113.854 km. Nunca un ingenio de construcción humana ha conseguido llegar tan lejos. La Pioneer recibe su correspondiente designación internacional (1958-Eta 1), a pesar de que en modo alguno llega a circundar la Tierra ni se convierte en un satélite artificial de ésta (como es preceptivo para obtener tal denominación). Su prolongada trayectoria parabólica la hace reingresar en la atmósfera terrestre el 12 de octubre, tras 43 horas y 17 minutos de vuelo. Cayendo más o menos sobre el océano Pacífico, la sonda será destruida durante la reentrada, a consecuencia del rozamiento con las capas más densas de la atmósfera. ¿Qué ha fallado? La telemetría indicará, tras su estudio posterior, que un acelerómetro había dado la orden de apagado del motor de la segunda fase cuando en realidad aún quedaban unos segundos de combustible útil y la velocidad detectada no era la real. Análisis más detenidos detectarán otro problema que consistió en un ligero balanceo de la tercera fase del cohete durante la separación de ésta y la segunda etapa Able.
-Número de Lanzamiento COSPAR: 1958-Eta
-Número SSC: 00110
-Hora de Lanzamiento: 08:42 UTC
-Zona de Lanzamiento: Cabo Cañaveral LC17A
-Nombre de la Carga Util: Pioneer-1 (Able-2)
-Masa al despegue: 38 kg.
-Organización Responsable: AFBMD/NOTS/NASA (EEUU)
-Lanzador: Thor-Able-I (Thor-130, 56-6801) (DM-1812-6)
-Orbita Inicial: No completa, apogeo de 113.854 km, inclinación 31,7 grados.
-Reentrada: 12 de Octubre de 1958.