notesp

jueves, 14 de mayo de 2009

Informe STS-125

El día de la captura del telescopio Hubble, los ingenieros en tierra prepararon a éste para la delicada operación. Por ejemplo, se ordenó al observatorio que plegara su antena de alta ganancia, y se midió con exactitud su órbita para proporcionar al Atlantis los datos pertinentes. Entonces, el transbordador efectuó la corrección de trayectoria precisa que lo acercaría lentamente al telescopio. Una vez situado a unos 15 metros de distancia, el control de tierra envió una orden al Hubble para que se orientara correctamente para la captura. Sin embargo, problemas en las comunicaciones evitaron la operación, de modo que fue el comandante Altman quien situó a su vehículo en la posición correcta, unos 20 minutos después de lo previsto. Megan McArthur se encargó de manipular el brazo robótico del Atlantis, acercándolo hasta el observatorio y realizando la captura final, lo cual ocurrió a las 17:14 UTC del 13 de mayo. Unos 58 minutos después, el mismo brazo acercaba y situaba por fin al Hubble sobre la plataforma preparada para la ocasión (FSS), dentro de la bodega del Atlantis. Los astronautas hicieron después una revisión visual del estado del telescopio y activaron varias conexiones eléctricas, antes de dar un repaso a las actividades del día siguiente e irse a dormir. El primer paseo espacial estaría protagonizado por John Grunsfeld y Drew Feustel. Desde la Tierra, se ordenó al Hubble rotar sus paneles solares para facilitar el trabajo de los dos astronautas, que incluiría la extracción de la actual cámara WFPC-2 y su sustitución por la WFC-3, y el cambio del sistema informático que falló en octubre pasado y retrasó la misión de mantenimiento. También se instalaría un soporte especial que permitiría, en el futuro, que una nave autónoma pueda capturar al Hubble al final de su vida útil, permitiendo su reentrada segura. En Houston, se informó mientras tanto a la tripulación de la necesidad de usar las cámaras del brazo mecánico Canadarm para revisar una zona en el morro de la cual no se obtuvieron suficientes fotografías con la pértiga OBSS, para determinar su estado. Por otro lado, el Atlantis se cruzó muy de lejos con un resto del satélite chino Fengyun-1C, destruido durante una prueba antisatélite. El objeto de 10 cm no supuso ningún peligro y la nave no tuvo que maniobrar para evitarlo. (Foto: NASA TV)