notesp

miércoles, 20 de mayo de 2009

Lanzamiento desde Wallops

Un cohete Minotaur-I lanzado desde la isla de Wallops, colocó en órbita el 19 de mayo cinco satélites civiles y militares. La carga principal de la misión, que se inició a las 23:55 UTC, consistía en el satélite Tacsat-3, propiedad de la US Air Force. El vehículo fue liberado a los 12 minutos del despegue, en una órbita baja de unos 400 km de altitud. También llamado JWS D2, fue construido por Swales Aerospace/ATK para tareas tecnológicas. En este caso, transporta un espectrómetro de alta resolución denominado ARTEMIS y un transmisor avanzado. Lo que se pretende demostrar es la puesta en activo, de forma rápida, de vehículos útiles para los soldados en el campo de batalla, a diferencia de los grandes satélites militares, que se usan en círculos de mando más elevados. El espectrómetro de imágenes en alta resolución aportará información sobre las tropas enemigas y sus equipos. Por ejemplo, el sistema puede identificar la luz reflejada por un tipo de pintura, y discernir así de qué tipo de equipo o vehículo procede. El Tacsat-3, de unos 400 kg de peso, será operado durante al menos un año para demostrar la tecnología. También se probará el transmisor SCP, aportado por la Marina para detectar señales de boyas, y una aviónica modular nueva (SAE). El segundo satélite incluido a bordo del cohete Minotaur se llama PharmaSat y es propiedad de la NASA. Pesa menos de 5 kg y transporta un laboratorio biológico en miniatura, con 48 contenedores microscópicos que albergan células de levadura. Durante el viaje, se incubarán cultivos en condiciones de ingravidez, para comprobar el uso de antibióticos en el espacio. Completaron la carga útil tres CubeSats: el CP6, de la California Polytechnic State University, el HawkSat-1, del Hawk Institute for Space Sciences, y el AeroCube-3, de la empresa Aerospace Corporation. Todos se usarán para estudios tecnológicos. Con 1 kg de peso, el CP 6 ensayará sistemas de orientación, además de observar la Tierra con dos cámaras. El HawkSat-1 demostrará el uso funcional de sus sistemas básicos, y el AeroCube-3 ensayará la utilización de equipos utilizables en los sistemas de guiado y comunicaciones de futuros satélites. También transporta un globo para pruebas de seguimiento. Primero trabajará unido a la etapa superior del cohete mediante un cable de 61 metros, y después en solitario. (Foto: NASA)