notesp

lunes, 8 de junio de 2009

Informe ISS

Los astronautas Gennady Padalka y Mike Barratt de la estación espacial internacional llevaron a cabo la primera de dos salidas para preparar la conexión de un futuro módulo ruso, el MRM-2. El paseo espacial duró 4 horas y 54 minutos, y se inició a las 12:46 UTC del 5 de junio. El objetivo sería poner a punto el exterior del actual módulo Zvezda para permitir el acoplamiento del citado MRM-2. En concreto, los astronautas instalaron varias antenas, un dispositivo de señalización pasivo y los contactos eléctricos para que pueda operar el sistema de cita automática Kurs. El MRM-2 (Mini-Research Module-2) es, como su nombre indica, un pequeño módulo laboratorio que será lanzado antes de terminar el año, y que se acoplará por sí mismo en el puerto superior del Zvezda (en el inferior se halla actualmente el módulo esclusa Pirs). Los astronautas utilizaron precisamente el Pirs para salir al exterior, vestidos con nuevos trajes espaciales Orlan MK, mientras sus cuatro compañeros permanecían dentro de la estación supervisando sus actividades. La salida se retrasó unos minutos cuando varias mediciones indicaron que el nivel de CO2 en los trajes parecía un tanto alto, a pesar de que Padalka y Barratt manifestaron que se sentían perfectamente. Terminadas las operaciones previstas en el puerto de atraque, Barratt se subió a la pértiga Strela y, elevándose, adoptó la perspectiva adecuada para tomar algunas fotografías de las antenas recién instaladas. Tras el éxito del paseo espacial, la dirección del programa pudo dar su visto bueno al segundo “paseo”, previsto para el 10 de junio. En realidad, éste no precisará salir al exterior, sino sólo la despresurización de la zona de acoplamiento en el módulo Zvezda, para cambiar de lugar el mecanismo de atraque correspondiente. Debería durar apenas una hora. El MRM-2 tendrá que ser lanzado en noviembre. Una vez en su lugar, permitirá el acoplamiento de cápsulas Soyuz y Progress. Su presencia es necesaria debido a que ahora es preciso disponer en todo momento de dos naves Soyuz acopladas a la estación, y además debe haber sitio para una Progress y, periódicamente, para el ATV europeo. Por otro lado, la lanzadera espacial enviará a la estación otro módulo ruso, el MRM-1, el año que viene, que se instalará en el puerto inferior del Zarya. De esta manera, las futuras cápsulas americanas Orion podrán unirse a él con los márgenes adecuados, dado su volumen y diámetro. (Foto: NASA TV)